Mucho más que un lugar repleto de árboles

I.M.
-

El monte público albacetense generó, en el último trimestre, ventas de madera, principalmente de pino, por valor de 124.029 euros y en un año, de más de 350.000

Imagen de archivo de trabajadores del sector forestal en plena faena de limpieza de un monte de la provincia. - Foto: Lola Ortiz

En España, la industria de la madera y el sector forestal tienen una importancia muy significativa, por sus acciones en el cuidado de los montes y porque España es el segundo país de la Unión Europea con mayor superficie forestal y el tercero en superficie forestal arbolada, según informa Maderea, el único portal que revisa diariamente todas las licitaciones públicas de madera en pie de todo el país.
Sólo en el último trimestre del presente año, el que va del 1 julio al 30 de septiembre, la provincia de Albacete, indica Maderea, sacó a licitación  más de 5.531 metros cúbicos de madera de montes públicos por un valor en el mercado de más de 124.029 euros, IVA incluido, principalmente de madera de pino. 
Si esto ha pasado en tres meses de este año, en el 2018, en lo que es Albacete se publicaron 10 licitaciones de madera de montes de titularidad pública, con un volumen de 17.273,50 metros cúbicos y un valor estimado de mercado de 356.765 euros. Esto hace que, en ese año, nuestra provincia ocupase por volumen de madera licitada el puesto número 29 a nivel nacional y por ingresos económicos, el número de 28 de entre las 50 provincias en las que se divide el país, según información facilitada por este portal que unifica todas las subastas que son publicadas a nivel nacional por parte de propietarios públicos, así como también muchas realizadas por propietarios privados. 
Hay que tener en cuenta, asimismo, comentan desde Maderea, que los aprovechamientos de madera generan destacados beneficios en las comunidades en términos de empleo o de sostenimiento del tejido industrial vinculado con la madera,  además, de ser un garantía para el cuidado del monte, directamente en lo que es la prevención de incendios y de plagas, e indirectamente del propio mantenimiento del monte. 
«Todo corte de madera que se realiza,  se precisa desde este portal, se apoya en un plan elaborado por un ingeniero de montes o forestal que prescribe la corta con el objetivo de mejorar el monte bajo criterios de sostenibilidad», siendo, por otra parte,  señala Maderea, la Ley de Montes la que, por su parte, recoge la opción de sacar a subasta pública la explotación de los montes que se licite, y que las empresas interesadas opten al aprovechamiento forestal para cortar madera.
Los montes, como se ha mencionado anteriormente, pueden ser tanto de titularidad privada como pública y mientras que los segundos, se matiza en este portal, anuncian las licitaciones de la madera de sus montes a  través de los perfiles del contratante de Ayuntamientos, provincias y Comunidades Autonómicas y en los Boletines Oficiales, los primeros,  por su parte, los de titularidad privada,  optan por otros medios para encontrar esa empresa que esté interesada en aprovechar la vertiente forestal de esa zona y  como pueden ser el boca a boca,  la difusión por internet o las asociaciones forestales.
Dejando de lado la titularidad de los montes españoles, según Maderea,  hay que destacar que más de la mitad, en concreto, un 57% del total, de la superficie española es forestal,  lo que le sitúa, como se ha mencionado, en el tercer puesto del ranking europeo en este apartado. No obstante, somos, dice este portal, el país con mayor incremento de superficie de bosques, a raíz de 190.000 hectáreas por año y 50 millones  de metros cúbicos de madera anuales, a un ritmo de crecimiento del 2,19%. 
Por contra, pese a este crecimiento y todo el potencial que hay, se concluye diciendo desde este portal, la tasa de extracción es muy inferior a la que registra Europa, en este caso de un 41% frente al 69% de media europea, con lo que esto supone, en opinión de Maderea, no sólo de pérdidas en cuanto a empleo y riqueza, sino también de reducción del riesgo de plagas e incendios.
(Más información en la edición impresa)