Llega la separación en origen de la basura orgánica

I.M.
-

Los contenedores marrones en la calle estarán en 2020 y se adaptarán la planta de Ayora y las estaciones de transferencia

Ahora hay contenedores azules, verdes, amarillos y grises. - Foto: Rubén Serrallé

El Consorcio Provincial de Medio Ambiente presentó el pasado mes de diciembre, en el marco del Programa Operativo Feder de Castilla-La Mancha para el periodo 2014-2020, una solicitud por tres millones de euros de cara a la realización de diferentes actuaciones de mejora en la gestión de los residuos  domésticos y que ya ha sido aprobada. De esos tres millones de euros, la Comisión Europea aportará el 80% del montante, o lo que es lo mismo, 2,4 millones de euros, mientras que el 20% restante, unos 600.000 euros, los va a poner este Consorcio, según explica la diputada en funciones responsable de este área en la Diputación y vicepresidenta del citado Consorcio, María José  Vázquez.
 Inmersos en la redacción de los pliegos de condiciones y en la conversión de los anteproyectos presentados ante la Junta en proyectos, lo siguiente va a ser la licitación de las obras que se van a llevar a cabo tanto en las 10 estaciones de transferencias, repartidas a lo largo de la provincia, como  en el Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Albacete, conocido también como la planta de Ayora, y que van a consistir básicamente, explica la diputada en funciones,  en su  adaptación para el correcto  tratamiento de los residuos de materia orgánica que se generen en la provincia y que previamente habrán sido  recogidos y  depositados  por los ciudadanos en un nuevo contenedor de color marrón. 
También conocido como el quinto contenedor, el marrón llega tras el azul para  papel y cartón, el verde para vidrio, el amarillo para envases y el verde para la basura, propiamente dicha. 
Ya implantado en otras provincias y comunidades como la valenciana, el Consorcio lo que va hacer es cooperar económicamente con los ayuntamientos consorciados para la adquisición de estos contenedores marrones para basura orgánica. Basura orgánica son los  restos de  comida (preparación, sobrante o alimentos en mal estado) o los restos no leñosos de los jardines ( como flores y césped cortado) y  que, previamente tratados, sirven  para hacer compostaje y generar fertilizante. 
El ratio que se vienen usando de forma general para la basura de toda la vida es de un contenedor por cada 75 ó 100 vecinos,  la implantación, no obstante, de los contenedores marrones va a ser a partir del próximo año de forma gradual. 

 

(Más información en edición impresa)