La estadística de la vergüenza

SPC
-
La estadística de la vergüenza

La lacra de la violencia de género ha superado esta semana el millar de mujeres asesinadas en España desde 2003, cuando empezaron a contabilizarse este tipo de delitos. La media es de 60 crímenes al año

En la madrugada del 5 al 6 de enero de 2003, en plena Noche de Reyes, Harald Mikael Robert, denunciado por haber agredido en varias ocasiones a su pareja, Diana Yaneth, y con una orden de alejamiento sobre ella que ambos incumplieron, arrojó a la mujer por la ventana de su casa de Fuengirola (Málaga). La joven, nacida en Colombia, pero residente en España desde su mayoría de edad, murió casi en el acto al golpearse en la caída con un aparato de aire acondicionado. Ella fue la primera víctima de la lista de mujeres muertas por violencia de género que el Gobierno impulsó en ese 2003. Una macabra y avergonzante estadística que esta semana, a falta de confirmación oficial porque un par de casos se encuentran bajo secreto de sumario, ha superado la terrible cifra de 1.000 féminas asesinadas por sus parejas o exparejas. Un listado poblado de historias de mujeres cuyo único rasgo en común es precisamente su condición femenina. Como dato comparativo, en el medio siglo de vida de la banda terrorista ETA se contabilizaron 853 personas asesinadas por la organización, según el Ministerio del Interior.
Desde 2003 se empezaron a contabilizar este tipo de crímenes con vistas a la aprobación, un año más tarde, de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Según las cifras recogidas por los diferentes Ejecutivos, la media es de 60 asesinatos cada año y el ejercicio con más víctimas mortales fue 2008, con 76 mujeres muertas, seguido de 2010, con 73; y el que menos, el año pasado, cuando se registraron 47. 
De acuerdo al Centro de Investigaciones Sociológicas, la violencia de género la padecen más de 600.000 mujeres cada año en España, aunque menos de la cuarta parte se deciden a contarlo. De hecho, según los datos oficiales, la mayoría de las víctimas contabilizadas en el registro oficial -en torno al 70 por ciento- no había delatado su sufrimiento ante la Policía, teniendo en cuenta que el dato sobre denuncias se incorporó en 2006. 
Según las últimas cifras, tres de cada 1.000 mujeres de 20 a 39 años están reconocidas en España como víctimas de violencia machista por lo que o bien ellas cuentan con una orden de protección o sus parejas o exparejas con medidas cautelares tras haberlas agredido.

 

Lagunas en el recuento

Si bien este registro oficial se configuró con el objetivo de esclarecer la magnitud de la violencia de género en España, lo cierto es que tras 16 años en funcionamiento, tiene ciertas lagunas. La primera es que la contabilidad oficial no incluye ningún crimen confirmado antes de 2003, como es el caso de Ana Orantes, la mujer asesinada en 1997 en Cúllar Vega (Granada) por su exmarido un par de semanas después de relatar su historia de malos tratos en un programa de televisión. Su asesinato marcó un antes y un después en la sensibilización y legislación en materia de violencia machista.