Los mayores hacen medio millón de viajes con descuentos

Redacción
-

Desde hace un año los castellano-manchegos con más de 65 años pagan solo la mitad del billete del autobús cuando viajan dentro de la región. Solo tienen que presentar su 'tarjeta dorada'

El descuento para personas mayores entró en vigor el 1 de diciembre de 2018. Cuatro meses después, el 1 de abril, se amplió el descuento a pensionistas con incapacidad laboral permanente. - Foto: Jesús J. Matí­as

Fue una medida que se empezó a aplicar hace un año. El 1 de diciembre de 2018 las personas mayores de 65 años de Castilla-La Mancha podían subirse a un autobús interurbano y pagar solo la mitad del billete, siempre que el viaje tuviera origen y destino dentro de la región. Solo con los primeros días de funcionamiento, el que por entonces era el director general de Transporte, David Merino (ahora lleva Carreteras), comentaba que se había notado un incremento de la demanda y de los viajes.
Pero una vez que iban pasando los meses, tocaba hacer un análisis más sosegado para comprobar si lo que se notaba esos primeros días se traducía en una medida que funciona. Según los datos de los que dispone la Junta a 31 de agosto, parece que esta iniciativa ha ido sobre ruedas. En esos nueve meses con los descuentos en vigor, se han facilitado medio millón de desplazamientos. En concreto, se han expedido 439.456 billetes. El importe económico que ha tenido que abonar el Gobierno regional a las empresas de transporte por ese descuento del 50% ha sido de 988.737 euros, es decir casi un millón. Cabe recordar que esta medida se puso en marcha con una dotación inicial de 2,9 millones de euros.
En las primeras semanas de funcionamiento de esta medida, las personas que querían beneficiarse del descuento, tenían que presentar su DNI para demostrar que superaban los 65 años de edad. Posteriormente este sistema se cambió por la presentación de la ‘tarjeta dorada’. Se han emitido 358.926 tarjetas doradas en Castilla-La Mancha. Por provincias, la palma se la lleva la más poblada, que es Toledo, con 112.900 tarjetas doradas expedidas. Le siguen las 94.623 de Ciudad Real, las 70.088 de Albacete, las 43.004 de Cuenca y cierra la lista las 38.311 de Guadalajara.  
Aquellas personas que cumplan los únicos dos requisitos que se exigen: tener más de 65 años y residir en Castilla-La Mancha, pueden solicitar esta tarjeta dorada, preguntando en el centro de mayores más cercano o consultándolo en las delegaciones provinciales de Bienestar Social.
Cuatro meses después de entrar en vigor el descuento para mayores, la Junta añadió otro colectivo: el de pensionistas con incapacidad laboral permanente. En esta situación hay cerca de 43.000 personas en Castilla-La Mancha, que también se pueden beneficiar de pagar la mitad del billete.
nació en los 80 como tarjeta naranja. La historia de los descuentos en el autobús a personas mayores se remonta en Castilla-La Mancha a finales de los ochenta, cuando la región no tenía más de seis años de existencia como comunidad autónoma. Fue en 1988, con Bono en la Junta, cuando nació la ‘tarjeta naranja’, por la cual se bonificaba el precio de los viajes que se realizaban en el Servicio Regular de Transportes de Viajeros por Carretera.
Con esa tarjeta solo se pagaba el 50%del billete, una medida igual a la que hay ahora. En 2008, con Barreda de presidente, se amplió esa bonificación al 100%, de modo que a las personas mayores le salía gratis viajar en autobús por la región. Pero ese descuento -y los demás que había- se derogaron en 2012, durante el Gobierno de Cospedal. El único descuento que recuperó Cospedal durante su etapa fue el de familia numerosa. Con la llegada de Page se retomó el descuento joven en 2017, el de personas con más de 65 años en 2018 y se añadió el de pensionistas con incapacidad laboral permanente en 2019.
En el caso de los mayores, el Gobierno regional justificó la recuperación de estos descuentos en la mejora de su calidad de vida, posibilitando que participen activamente en la sociedad y facilitando su accesibilidad al entorno.