La obra plástica de los arquitectos

Antonio Peiró Amo (*)
-

Exposición en la demarcación en Albacete del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha de Albacete

La obra plástica de los arquitectos

La demarcación en Albacete del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha, presenta en su Sala de Exposiciones una muestra conjunta de trabajos que hemos denominado La obra plástica de los arquitectos.
En esta primera Muestra, que se plantea como de carácter colectivo, diversos arquitectos de nuestra Demarcación aportamos una serie de trabajos que se realizan al margen de nuestra actividad profesional habitual de proyectar y dirigir diferentes tipos de obras.
Son trabajos que recogen la inquietud artística de un colectivo, especialmente sensibilizado con las diversas manifestaciones de las artes y especialmente con las relacionadas con las artes plásticas.
El arquitecto, en el imaginario colectivo tradicional, ha sido siempre considerado, a diferencia de otro tipo de Ingenierías, un personaje de doble perfil. Por un lado se ha considerado su faceta como técnico, para la que se requiere formación en materias de Ciencias, como Física o Matemáticas, pero a la que, por otro lado, siempre se le ha exigido otra formación de carácter artístico a través del conocimiento de los medios de expresión plástica y el conocimiento de la Historia y más especificamente de la Historia de las Artes Plásticas, entre las que la Arquitectura es probablemente, por servir de base y contenedor de las otras, la más completa o integradora.
Esta es una realidad que en los diversos planes de estudio, desde la creación de las Academias del Siglo XVIII, hasta las de las Escuelas de Arquitectura convencionales, ha sido siempre un hecho. La sociedad ha tenido interiorizado hasta muy recientemente, que el estudiante que quería acceder a una Escuela de Arquitectura debía tener una sensibilidad suficiente para la comprensión y ejecución de cierta obra plástica, así como que debía tener un buen expediente científico. Y esto viene dado por la necesidad incuestionable, hasta ahora, de la faceta creativa del profesional de la arquitectura como hecho diferencial y esencial en su actividad, así como por la necesidad de saber cómo expresar su creatividad para llevar a buen término la materialización en las obras de sus ideas.
En la actualidad, estos principios, que parecían incuestionables, están todos en tela de juicio por diversos motivos, entre los que se encuentran algunos errabundos planes educativos y las aplicaciones del Plan Bolonia mal interpretados. También las nuevas tecnologías, aparentemente al alcance de todos, y una pacata percepción de las autoridades académicas respecto de la formación en general y respecto de la del Arquitecto en particular, han creado un panorama de futuro para esta profesión un tanto caótico. Pero este no es el motivo de este artículo.
Dentro del panorama artístico de nuestro país existen numerosos ejemplos de arquitectos que, una vez titulados, han preferido dedicar todo su tiempo a las artes plásticas, tal como el caso del compañero Nicanor Pérez Villalta y otros que han optado por compatibilizar ambas actividades, como es el caso del profesor Juan Navarro Baldeweig, por solo citar dos casos. Más abundante aún es el caso de estudiantes de arquitectura que a mitad de carrera, probablemente desengañados de sus perspectivas profesionales, han decidido cambiar de dedicación pasándose directamente al ejercicio de las llamadas Bellas Artes, incluyendo la Cinematografía.
Viene toda esta argumentación y reflexión para entender porqué se plantea esta exposición del Co muchos Arquitectos, por vocación y formación, tenemos necesidad de expresarnos con la libertad que permiten las actividades puramente plásticos. Elegio de Arquitectos y porqué en este momento.
Y es porque, desde siempre, muchos arquitectos, por vocación y formación, tenemos necesidad de expresarnos con la libertad que permiten las actividades puramente plásticos. Expresarnos al margen de los deseos e imposiciones de Promotores o de las Normas de obligado cumplimiento, a las que en ocasiones no les ves mucho sentido.
¿Porqué se plantea esta exposición en plena crisis de la actividad propia de los arquitectos? Probablemente la relajación en nuestra actividad profesional, que en otros tiempos ha resultado tan absorbente, nos ha permitido valorar ahora lo que, de común, veníamos haciendo o deseando hacer desde siempre, absortos en la frenética actividad diaria.
Lo importante es el hecho de la exposición que se presenta con obra de varios arquitectos que, con toda seguridad, va a sorprender al ambiente artístico de esta Ciudad. Arquitectos aquí representados que, nos consta que hay mas, pero que son los que han respondido a la llamada de la Comisión de Cultura del Colegio de Arquitectos.
Diversas técnicas de representación, tanto pintura como ilustración fotográfica, grabados o escultura, componen un variopinto paisaje creativo que quiere ser un avance de las futuras exposiciones, mas extensivas, que se montarán con posterioridad, de aquellos compañeros que así lo decidan y quieran incorporarse al proyecto.
La exposición se inaugurará el próximo 8 de mayo y permanecerá abierta hasta el 30 del mismo mes.

(*) Antonio Peiró Amo es arquitecto desde 1970.