El prior del Valle de los Caídos obedecerá a la Justicia

SPC
-
El Gobierno anuncia que exhumará a Franco el 10 de junio - Foto: Borja Méndez.

Santiago Cantera asegura que acatará la decisión de los tribunales y no del Gobierno sobre la exhumación de los restos de Francisco Franco

El prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, ha asegurado que su orden acatará la decisión de la autoridad civil sobre la exhumación de los restos de Francisco Franco, que "en este caso", según indica, corresponde a los tribunales y no al Gobierno. 
"La comunidad benedictina respetará la decisión de la autoridad civil que en este caso no es el poder ejecutivo, sino la autoridad judicial, como recordó el Tribunal Supremo, ya que existe el derecho a recurrir y a solicitar la tutela judicial", ha explicado Cantera. 
Así lo ha manifestado después de que ayer se conociese que el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, remitiera el pasado 14 de febrero una carta a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en la que afirmaba que "la Iglesia no se opone a la exhumación de los restos mortales del general Franco, si la Autoridad competente así lo dispone". 
Sobre esta carta, el prior del Valle ha puntualizado que "es una interpretación parcial y muy particular del Gobierno y en la que se cita sólo una parte del texto". 
Cantera, además, ha recordado que en un Estado de Derecho "un particular o una institución tienen derecho a verse amparados ante lo que legítimamente pueden considerar que vulnera sus derechos e incluso un derecho fundamental". 
En este caso, ha precisado que "es el poder judicial quien decide y sentencia, cabiendo la posibilidad incluso de agotar toda la vía de recursos judiciales posibles". "Esto es lo propio de un Estado de Derecho", ha zanjado. 
El Gobierno admite en el acuerdo que ordena la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos que necesita la autorización de la comunidad benedictina que custodia la Basílica para acceder al lugar de culto a ejecutar el desenterramiento o, en su caso, el visto bueno de la autoridad judicial competente, en este caso el Tribunal Supremo. 
Los monjes benedictinos del Valle de los Caídos son los gestores de la basílica y gozan de autonomía, y hasta ahora, el prior, Santiago Cantera, se ha negado a la exhumación. Sobre él solo tienen autoridad el abad de la Abadía de Solesmes, Philippe Dupont, y el Papa. 
Antes de la última carta del secretario de Estado vaticano, el pasado mes de enero, el director interino de la Oficina de Prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti, aseguró que el asunto del traslado de los restos del dictador "concierne a su familia, al Gobierno español y al Iglesia local". 
Gisotti se remitía a lo declarado anteriormente por la Santa Sede. El pasado mes de octubre, tras la reunión mantenida entre la vicepresidenta del Gobierno y el secretario de Estado, Pietro Parolin, el Vaticano precisó en un comunicado que no se opone a la exhumación de Francisco Franco, "si así lo han decidido las autoridades competentes". 
También aclaró que en ningún momento se habían pronunciado sobre el lugar de la inhumación, ante la posibilidad de que fuera enterrado en la catedral de La Almudena. Según señalaba el comunicado, Calvo había manifestado su preocupación por la posible sepultura en la catedral de la Almudena y su deseo de explorar otras alternativas, también a través del diálogo con la familia" y que al cardenal secretario de Estado "le pareció oportuna esta solución". 
Por su parte, fuentes cercanas al Abad de Solesmes, superior del prior del Valle de los Caídos, explicaron que la cuestión del traslado de los restos de Franco de la basílica del Valle de los Caídos no concierne tanto al monasterio como a los familiares. Así, precisaron que el "problema" se sitúa "entre el Gobierno español y la familia" del dictador. 
En cualquier caso, las mismas fuentes detallaron que el abad Philippe Dupont "compartirá siempre" la decisión que adopte la Santa Sede sobre "este punto" así como en "todos" los puntos. 
Aunque el prior del Valle de los Caídos dependa jerárquicamente del abad de Solesmes y del Papa, si hay conflicto también se escucharía por deferencia al cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, como responsable de la diócesis donde se encuentra la abadía, según informaron en su momento fuentes eclesiales.
El Arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, insistió este mismo miércoles en que ya había declarado todo lo que tenía que decir. El purpurado español ha invitado en numerosas ocasiones al diálogo entre el Gobierno y la familia Franco para encontrar una solución sobre la exhumación de los restos del dictador. 
El cardenal Osoro tampoco se ha opuesto a acoger el entierro de los restos del dictador en la cripta de la Catedral de La Almudena, donde su familia manifestó su deseo de enterrarlo una vez sea exhumado. "No tenemos inconveniente en acoger a nadie. La Iglesia ha sabido acoger siempre a todas las personas", subrayó el arzobispo en su momento. No obstante, el Gobierno descarta esta ubicación.

 

Conferencia Espiscopal. Por parte de la Conferencia Espiscopal Española, el secretario general, Luis Arüello, ha precisado este jueves que es distinto no oponerse que decir que "la Iglesia apoya". En este sentido, el secretario de la CEE ha recordado que en la última carta remitida al Gobierno, el Vaticano "reitera que la Iglesia, si se cumple el ordenamiento jurídico y con decisión de las autoridades competentes,no se opone a la exhumación". 
Argüello ha añadido al respecto que "el secretario de Estado, como por otra parte el Obispo de la diócesis de Madrid y el Abad del Valle de los Caídos dice que cuando el acuerdo entre el gobierno y la familia se produce o, si no hay acuerdo, cuando las autoridades judiciales diriman cuál es la decisión final, la iglesia no se opone". Pero, según Argüello, "es distinto decir que la Iglesia no se opone a decir que la iglesia apoya la exhumación".