Pinot conquista el Tourmalet

Agencias
-

El francés realiza un ataque a sangre fría en los últimos metros de la etapa, mientras que Alaphilippe refuerza su liderato al quedar segundo

Pinot conquista el Tourmalet - Foto: YOAN VALAT

Thibaut Pinot, del Groupama-FDJ, ha ganado hoy, con un ataque in extremis, la decimocuarta etapa del Tour de Francia, disputada sobre 117,5 kilómetros entre Tarbes y la cima del Tourmalet en la localidad de Barèges, con el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) siendo segundo y reforzando su liderato en la clasificación general.
Pinot efectuó dicho ataque, con sangre fría, a menos de 150 metros para cruzar la línea de meta. A su rebufo, Alaphilippe terminó en una dulce segunda posición, pues aventajó en medio minuto al británico Geraint Thomas (Team INEOS). Así, tras sumar las bonificaciones, el portador del maillot amarillo se situó con 2,02 de renta sobre un Thomas algo tocado en el aspecto moral.  
La jornada del gran test del Tourmalet arrancó oficialmente a las 14,00 horas, con 110 kilómetros por delante y con el italiano Vincenzo Nibali animándose con tempraneras galopadas, desperezando a un Bahrain-Merida que poco a poco recupera la tranquilidad en sus filas después del extraño abandono del australiano Rohan Dennis a mitad de semana. A colación de ese primer ataque, el eslovaco Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) se unió a Nibali e hizo que el pelotón reaccionase, provocando que surgiera la gran fuga del día.
El Col del Soulor, de 1ª categoría, designó la mitad de una etapa que ya había generado sus primeras víctimas. Tal fue el caso del francés Romain Bardet (AG2R La Mondiale), favorito en la primera semana del Tour pero últimamente yendo a menos, y que en esta decimocuarta etapa sufrió un descuelgue al igual que una treintena de corredores. Ésa fue la primera criba, dejando en cabeza de carrera a solo ocho ciclistas.
El carácter tan áspero del Tourmalet, pese al jaleo de los aficionados, estaba pasando factura a hombres ilustres de la Grande Boucle, como comprobaron el neerlandés Wout Poels (INEOS) y luego el español Alejandro Valverde (Movistar). Pinot cogió ahí fuerzas, después de que los representantes del equipo Jumbo-Visma hubieran otorgado una alta cadencia en el pedaleo, y su estirón tuvo premio con la victoria de etapa por delante de Alaphilippe; el tulipán Steven Kruijswijk concluyó en el tercer puesto, recompensando con ello el esfuerzo del citado Jumbo-Visma. 
El mejor español del día fue Mikel Landa, quedándose a 14 segundos del vencedor de la etapa y salvando un poco los muebles para un Movistar irregular, ya que Quintana cedió en meta 3:24. Otro ciclista que flaqueó, aunque mucho menos que el colombiano, fue el danés Jakob Fuglsang (Astana) al llegar a 47 segundos de un Alaphilippe que gana cada vez más enteros para optar al triunfo final de París.