Mario Sotos planea tomar la alternativa

Pedro Belmonte
-

El novillero formado en la Escuela Taurina de Albacete interpreta un toreo muy en los cánones clásicos y dejó una gran impresión tras su debut en Madrid

Mario Sotos, durante la novillada picada de la pasada Feria de Albacete. - Foto: José Miguel Esparcia

l novillero conquense Mario Sotos, formado en la Escuela Taurina de Albacete, completó una importante temporada, sin duda la mejor de todas las que lleva como novillero con picadores, ya que las primeras temporadas no tuvo continuidad en sus actuaciones, aunque la de 2019 ha logrado sumar 19 novilladas, tarea nada fácil si tenemos en cuenta que el novillero con más actuaciones ha sumado 32 festejos, quedando Sotos en décimo lugar del escalafón. 
Ahora toca prepararse durante el invierno, para afrontar la de 2020, que sin duda debe ser la de su alternativa, pues se encuentra muy cuajado y capaz para llegar al doctorado. El propio Mario Sotos ha hablado para La Tribuna de Albacete, haciendo balance del año y propósitos para el que viene.
«Ha sido una temporada bastante buena, teniendo en cuenta como están las cosas en el toro y concretamente para los novilleros con picadores. He podido torear 19 novilladas y dos festivales, he ido a Madrid con la novillada de Dolores Aguirre y toreé al principio de temporada un festival en Calatayud, con figuras como Jesulín y Cayetano, donde le corté un rabo a un novillo, y el resto fue en plazas de tercera, toreando varias novilladas en la zona de lo que se llama el valle del terror, al Norte de Madrid y Ávila, matando novilladas grandes y algunas duras, como la de Monteviejo, también en Peralta maté una de Prieto de la Cal, lo que me ha servido para curtirme y prepararme bien para cuando llegue a matador de toros, porque esas novilladas te dan mucho oficio».
Sotos es un novillero capaz e interpreta un toreo muy en los cánones clásicos, dejando una gran impresión en su debut hace dos temporadas en Madrid. «Me he sentido muy bien esta temporada. Empecé muy bien como he dicho antes, en ese festival en Calatayud y luego ha habido novilladas en que la espada ha sido el factor determinante, pues he pinchado bastantes novillos, y aunque han sido en plazas de tercera, las orejas son muy importantes para la posición en el escalafón y quizá el triunfo más importante fue la novillada en Medina de Pomar donde corté cuatro orejas a una novillada de El Risco;el día anterior corté tres orejas a una novillada de Antonio San Román en Valera de Abajo, por lo que el final de temporada fue muy bueno. Este año he evolucionado mucho y de so se trata, crecer y aprender para irme cuajando poco a poco».
Su paso por Madrid en agosto, el día 18, ante una novillada de Dolores Aguirre, no le permitió un triunfo tan necesario. «Mi lote en Madrid no fue malo, pero fue mansote y algo vacío. A mi segundo novillo lo pinché y el primero perdió las manos al entrar a matar y la espada se fue abajo, pero bueno, aproveché las arrancadas que tuvieron, pero por la espada quedó todo en dos silencios. La novillada, como digo, tuvo poco contenido, porque cuando le pegabas 12 ó 15 muletazos se desentendían o se iban a las tablas, y así es imposible lucir en esa plaza».
Mario Sotos también destaca lo mejor y lo menos bueno de la temporada. «Sin duda Calatayud cortando un rabo a un novillo, alternando con Jesulín, Cayetano y Pablo Aguado y también las ultimas tardes como dije antes en Medina de Pomar con cuatro orejas y en Valera de Abajo que corté tres y otras en que la espada me privó de las orejas, como Escalona, donde maté una novillada grande, en la Solana, donde reaparecí de una cornada interna que sufrí en Navas del Marqués ocho días antes y menos bueno alguna novillada que he tenido que matar como la de Casas Viejas del hierro de Monteviejo y otro del mismo hierro en el Barco de Ávila y la espada que me jugó malas pasadas, pero de todo se aprende».

(Más información en la edición impresa)