Siete claves de la debacle europea

Miguel Ángel Moreno / Efe
-
Siete claves de la debacle europea del Atlético en Turín - Foto: ALESSANDRO DI MARCO

La incapacidad de frenar a la Juventus, la intrascendencia de Antoine Griezmann, los problemas de Lemar, Correa y Juanfran y la pesadilla que supone Cristiano Ronaldo, marcaron la debacle rojiblanca

1. Incapaz de contrarrestar la puesta en escena juventina

El Atlético de Madrid saltó al césped del Juventus Stadium de Turín con la ventaja de un 2-0 en el Wanda Metropolitano pero la Juventus sorprendió con un esquema en el que el portugués Joao Cancelo y el italiano Leonardo Spinazzola pasaron de teóricos laterales a extremos y el centrocampista alemán Emre Can se ubicó como tercer central.

Las bandas 'bianconeras' fueron una tortura para el conjunto rojiblanco, incapaz de ofrecer una propuesta de juego alternativa y que apenas tuvo diez minutos en la primera parte en los que pareció tomar el control. Justo después llegó el primer gol de Cristiano Ronaldo, en el minuto 27.

 

2. Lemar y Juanfran, superados por la izquierda

El esquema elegido por el técnico italiano Massimiliano Allegri añadió por el extremo derecho al italiano Bernardeschi, que fue una auténtica pesadilla para los rojiblancos que defendían el perfil izquierdo, el extremo francés Thomas Lemar y el lateral Juanfran Torres, que jugó a pierna cambiada por las lesiones de Filipe Luis y Lucas Hernández.

Bernardeschi se aprovechó de las debilidades defensivas de Lemar y de sus dudas a la hora de elegir qué hacer. La movilidad del italiano le permitió aparecer también por la otra banda, desde donde generó el primer gol con un centro a la cabeza de Ronaldo, que se anticipó a Juanfran antes de rematar.

 

3. Ausente Griezmann

El '7' francés del Atlético disputó los 97 minutos de Turín, pero pasó absolutamente inadvertido. Fue el jugador que menos pases recibió exceptuando al portero, a los dos defensores centrales y a los dos sustitutos que entraron en la segunda mitad: solo 15 entregas, la mayoría de su compañero Álvaro Morata.

En la noche clave apenas condujo un contraataque rojiblanco con aún el 0-0 en el marcador. Poco bagaje para un campeón mundial que debía ser el faro rojiblanco en una noche clave.

 

4. Ni coraje, ni corazón, ni precisión

En ningún momento pareció el equipo del argentino Diego Pablo Simeone capaz de generar peligro real, atenazado por la falta de precisión e ideas de sus jugadores para generar ocasiones. No generó ni la sensación de que el conjunto pudiera aplicar el "coraje y corazón" que refleja su himno para conseguir el gol que le podría haber llevado a los cuartos de final; de hecho no realizaron ni un solo disparo entre los tres palos de la portería del rival Wojciech Szczesny.

 

5. Una tortura llamada Cristiano Ronaldo

Son 25 ya los goles que acumula el portugués contra el conjunto rojiblanco, al que ha eliminado en la Liga de Campeones en cinco ocasiones con esta: las dos finales con el Real Madrid en 2014 y 2016, los cuartos de final de 2015, las semifinales de 2017 y los octavos de este año 2019.

Cristiano, el muro 'Champions' con el que topa otra vez el Atlético.

 

6. El error de Correa

El argentino Ángel Correa saltó al campo en el minuto 57 en lugar de Lemar y con la eliminatoria recién empatada por la Juventus para dar alguna alternativa ofensiva a un Atlético que apenas había generado peligro en la portería contraria.

Si su bagaje ofensivo fue escaso y su aportación defensiva fue catastrófica. Al perder una carrera contra Bernardeschi, le persiguió y dio un leve empujón sin utilidad dentro del área. Un error que, tras el penalti pitado, costó el 3-0 y finiquitó el partido.

 

7. Las dos caras del Atlético: dentro y fuera del Metropolitano

La eliminatoria de octavos de final fue un resumen perfecto de las dos caras que el Atlético de Madrid ha presentado en esta Liga de Campeones: de un equipo fiable, seguro y dominador en el Wanda Metropolitano a un conjunto tembloroso lejos de su estadio.

Solo ha ganado fuera de casa en su debut en Mónaco, en un partido que comenzó perdiendo pero que remontó antes del descanso para el 1-2 final. En Dortmund ante el Borussia sufrió un tremendo correctivo (4-0) y en Brujas no fue capaz de marcar (0-0) lo que le hizo perder su opción de pasar a octavos como primero de grupo.