Distinto entrenador, mismas carencias

Juan Carrizo
-

1
Albacete Balompié
1
SD Ponferradina
Finalizado
Un gol de Manu Fuster en el tiempo añadido evitó la derrota de un Albacete triste, pero que tiró de orgullo para empatar a una conformista Ponferradina

Zozulia, que vio la quinta amarilla, en un lance del juego. - Foto: José Miguel Esparcia

El Albacete de Lucas Alcaraz mostró las mismas carencias que el equipo de Ramis y además cometió varios errores desde el banquillo, aunque la garra de un equipo prácticamente muerto posibilitó un empate ante un rival que pagó su conformismo. 

Lucas Alcaraz no hizo muchas variaciones, solo en defensa con la pareja de centrales esperada, con Kecojevic y el debut de Sergio Sánchez. Arriba metió a Zozulia y Acuña, un error que tuvo que paliar realizando un cambio a la media hora de partido para meter a Manu Fuster entre líneas por un desacertado Álvaro Jiménez. El Alba salió volcando su juego por la derecha, con Alberto Benito y Jiménez incapaces de generar peligro. El el centro del campo Erice y Silvestre se metían muy atrás y el centro del campo quedaba libre para que la Ponferradina jugase demasiado a gusto.

Un balón largo para Kaxe en el minuto 18 acabó con un claro penalti de Tomeu, pero el línea levantó la bandera y el colegiado consultó al VAR. No había fuera de juego, lo rompía Fran García, así que se señaló la pena máxima y Yuri adelantaba con un lanzamiento imparable al equipo berciano.

Tras el cambio y la entrada de Manu Fuster el Alba mejoró y tuvo una gran ocasión en el minuto 39 con una espectacular volea de Silvestre que solventó con una impresionante intervención el guardameta René.

Con el 0-1 finalizó la primera parte y con una sensación de que el equipo, a pesar del cambio de técnico, seguía mostrando las mismas carencias.

La segunda mitad fue un más de los mismo. El Albacete se veía impotente para superar a una Ponferradina buen colocada, que ganaba todas las segundas jugadas y que daba la sensación de poder aumentar la cuenta si hubiera apretado un poco el acelerador. 

Tomeu Nadal fue salvador, sobre todo en un mano a mano con Yuri. Alcaraz agotaba los cambios relevando a Fran García por Caballo, con un cuarto de hora por jugarse y Acuña con molestias musculares.

Daba lástima ver al paraguayo cojo deambulando por el campo. Luego era Manu Fuster el que se hacía daño y fueron los dos cojos los protagonistas se la jugada del empate. Corría ya el minuto 48 cuando Tomeu le pegó en largo, Acuña prolongó y Manu Fuster la cazó para hacer el 1-1. En la vorágine provocada por el empate una falta tocada por Ríos acabó en el palo, sin que hubiera tiempo para más.