El Catastro encontró cerca de 30.000 obras no declaradas

A.G
-
Pozo Cañada, municipio con mayor porcentaje de regularizaciones. - Foto: Arturo Pérez

La detección de nuevas construcciones fue el caso más habitual en el territorio albacetense, donde Pozo Cañada tuvo el mayor porcentaje de regularizaciones

Casi 30.000 obras no declaradas han sido encontradas por la Dirección General de Catastro en la provincia de Albacete durante su proceso de regularización de inmuebles, iniciado hace algo más de un lustro y concluido en 2018.
Excluidos los datos de la capital provincial (de los que ya informó La Tribuna), fueron 29.821 las situaciones irregulares detectadas en territorio albacetense por los drones de ese departamento del Ministerio de Hacienda que, a vista de pájaro, comprobó durante estos últimos años si las características de las construcciones se correspondían con las que declaraban sus propietarios. 
Tras recibir la pertinente comunicación del Catastro, los titulares de los bienes han tenido que abonar una tasa de 60 euros para regularizar su situación catastral, salvo que se estimasen sus alegaciones o el proceso se alargase al afectar a terceros.  El objetivo, según la Dirección General, es «garantizar la adecuada concordancia de la descripción catastral de los bienes inmuebles con la realidad inmobiliaria». El resultado será también una mayor recaudación para los ayuntamientos, dado que el aumento del valor catastral redunda también en un mayor recibo del IBI.
La cifra global de inmuebles regularizados supone poco más del cuatro por ciento del total de las construcciones registradas en territorio albacetense (740.790).A diferencia de lo que ocurrió en la capital, predominan entre las obras no declaradas las nuevas construcciones (44,8%) del total, seguidas en porcentaje por las ampliaciones y rehabilitaciones (29,6%), reformas y cambios de uso (22,15) y, por último, las piscinas no declaradas (2,1%).
Por otra parte, cabe reseñar que algo más del 90% de regularizaciones correspondió a bienes urbanos, aunque éstos suponen algo menos del 30% de las construcciones de la provincia (con 219.390 en ese tipo de suelo, por 521.400 de carácter rústico). 

(Más información en edición impresa)