El fuego arrasa 578 hectáreas en siete meses en la provincia

I.M
-

Desde que empezó el año se registraron 47 conatos y 10 incendios en tierras albacetenses

Estado del incendio de Férez en la jornada del viernes. - Foto: Rubén Serrallé

Los incendios forestales, como se ha puesto de manifiesto en muchas ocasiones, hoy por hoy vienen a ser uno de los factores más graves del patrimonio forestal, además, de una amenaza para los  bienes materiales e incluso para las vidas humanas.  Un medio rural cada vez menos habitado, con menos espacios dedicados al cultivo y con un pastoreo cada vez más abandonado está contribuyendo a que aumente la vegetación y con ello el riesgo de fuego, lo mismo que el cambio climático y sin olvidar, asimismo, que este año está siendo especial  en lo que son las actuaciones preventivas para reducir la propagación de los incendios forestales vía los conocidos como cortafuegos  y los tratamientos selvícolas, por eso del estado de alarma y el parón del coronavirus.
  Inmersos en plena campaña de prevención y lucha contra incendios forestales,  igualmente  acabamos de empezar un mes en el que el peligro de que las llamas asoleen el campo es extremo. 
Una llamada al teléfono  112  de que el medio  rural se está quemado o un aviso desde uno de los  puestos de vigilancia que hay por la provincia adelante, son suficientes para que, como se dice coloquialmente, las alarmas se enciendan y se ponga en marcha  el consiguiente dispositivo, el Plan Infocam.
 El Plan de Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Castilla-La Mancha contempla, como es conocido,  para esta provincia una plantilla de 524 trabajadores, 105 personal funcionario y 419 dependientes de Geacam,  así como una red de vigilancia fija con  25 puestos o torres, una red de  vigilancia móvil  con seis patrullas y una red de comunicaciones radiotelefónicas  con repetidores de frecuencia y radioteléfonos móviles. Igualmente cuenta con  aviones, entre ellos el anfibio de más de 5.500 litros que hay en el Base, además de   helicópteros,  bases operativas,  brigadas terrestres, brigadas helitransportadas,  camiones autobombas y  maquinaría pesada, entre otros medios materiales.
 La movilización y coordinación  de lo disponible, sea de la Junta o del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico,  en función del desarrollo que esté teniendo el incendio en cuestión, le corresponderá al  Centro de Operaciones Provincial (COP).

 

(Más información en edición impresa)