ADN manchego en el Dakar

J.L. Royo
-
José Israel Borrell atraviesa el desierto durante el Dakar de este año. - Foto: I.B.G.

El piloto amateur albacetense, afincado en Perú, José Israel Borrell culminó elrally Dakar en el puesto 36 en la categoría de motos

José Israel Borrell (Albacete, 1974) acaba de disputar su tercer rally Dakar en tierras peruanas, logrando acabar en el puesto 36 en la categoría de motos, todo un logro para un corredor amateur que disputa esta mítica carrera por afición.
Su primera participación en el Dakar fue en 2013 y acabó el 67, mientras que en 2018 tuvo que abandonar. En 2019 su objetivo era acabar y lo ha hecho mejorando en 30 puestos su primera actuación. «Estoy contentísimo porque el año pasado me quedé con las ganas de terminar», explica Israel Borrell a La Tribuna de Albacete. «En 2018 iba en el puesto 50 y un problema mecánico me sacó de la carrera, por eso ahora  estoy muy contento por haberlo podido terminar y en un puesto increíble para mí como es el 36».
Su objetivo «no era para nada terminar tan bien, si podía acabar entre los 50 primeros y no sabía si iba a poder porque a finales de noviembre en una prueba de enduro en Ecuador tuve un golpe muy fuerte en el hombro y me quitó el último mes de entrenamiento. Lo único que he hecho es ir despacio, cuidarme mucho, aunque en los últimos días, cuando ya me vi ahí, apreté un poco más, pero siempre con mucha seguridad».
El Dakar es una de las pruebas más difíciles del calendario de rallies y para Borrell esta edición «ha sido bastante más duro que los anteriores, el año pasado en la quinta etapa estaba perfecto, este año en la quinta etapa estaba bastante cansado. El ritmo en esta rally ha sido muy fuerte porque sólo eran 10 días y la gente ha apretado desde el principio. Para mí ha sido duro, intenso y muy peligroso, con dudas, caminos de piedra, terrenos muy difíciles».
en perú. José Israel Perú llega desde los 21 años viviendo en Perú. Se marchó para trabajar con su padre en el cultivo y la exportación de langostinos y ahora dirige un hotel.  «Los primeros 16 años trabajé con la empresa de mi padre con los langostinos, también congelábamos y exportábamos a España pescado, pero lo dejé hace unos años y me dediqué al hotel, que es lo que me ha permitido asistir a las carreras porque tengo la independencia de mi propio negocio».

 

(Más información en la edición impresa).