Un brillante colofón

A. Díaz
-

La última jornada de la edición 2015 del certamen se abrió en el Teatrillo del Teatro Circo con 'Diógenes', un montaje premiado, e incluyó el estreno en el Auditorio de 'Batavia', con participación de actores de Albacete

Quijote puro, sin artificios, en el trabajo de Bambalina en el Teatrillo del Teatro Circo. - Foto: Rubén Serrallé

La última jornada de la decimonovena Feria de las Artes Escénicas de Castilla-La Mancha, que llenó de teatro, circo, música, danza o teatro de calle la ciudad, volvió a responder a las expectativas, con las interesantes propuestas y sobre todo el concurso récord de 300 profesionales que han convertido Albacete en capital nacional de las artes escénicas, con el inestimable apoyo del público que ha contribuido a hacer una feria de negocios, pero también abierta a la ciudadanía.
La del jueves, jornada final de la edición, se abrió en el Teatrillo del Teatro Circo con Diógenes, de Armatoste, un montaje que ha cosechado éxitos por toda España y fue galardonado con el premio a Mejor Espectáculo Joven de Castilla- La Mancha 2009 y con el premio del público del Festival Escena Simulacro de Madrid. Una propuesta diferente de teatro de objetos con mucha fuerza visual y cargada de humor.
La Filmoteca acogió La casa del abuelo, de Tanxarina, con un encuentro cómico y final feliz; una fábula actual para los pequeños.
Batavia, historia de un naufragio, de Erre que erre, fue una grata sorpresa, una tragedia de David Berrocal y Almudena Ocaña, con presencia local, con los actores Nuria Landete y Rodrigo Ramírez, espléndidos en sus papeles.
 Historia dura, sobre la tiranía y el poder que lleva al espectador al naufragio del navío holandés Batavia y sus consecuencias. Estamos en 1629 pero la historia es atemporal, podría ocurrir en cualquier época, un gran trabajo de todo el equipo artístico y técnico en este montaje.
Cante, baile, música y clown se dieron la mano en NS/NC, de Varuma Teatro. Poesía y flamenco en un completo espectáculo.
Babirusa Danza, con Beatriz Palenzuela, trajo a la Plaza de la Catedral Show case, un montaje galardonado, ideal para espacios no convencionales.
Arizona fue otra obra que se estrenó en el Auditorio Municipal, con Histrión Teatro. Un espectáculo contra la violencia y por la defensa de los derechos humanos. Arizona puede situarse en España, Italia o cualquier otro país que se ve en la necesidad de defender sus fronteras.
Los Huerfanitos, adaptación de José A. Pérez, basada en la novela de Santiago Lorenzo, se estrenó en el Teatro Circo con un gran trabajo de los actores en esta comedia amarga, adaptada de la novela del mismo título por José A. Pérez y Mikel Gómez. En ella, una extraña obsesión  con la manera de hacer alemana, con los funcionarios  y con la música italiana, también de paso, con el teatro.
El Quijote, una obra maestra de  Bambalina Teatre, volvió al Teatrillo. Evocaciones goyescas, goticas, expresionistas. El mito de Cervantes llevado a terrenos de pesadilla sin artificio, Quijote puro.
El colofón, en la Filmoteca, con Natural Funk & Lola Dorado. Cuando ésta hizo su irrupción en el programa La Voz conquistó al público con un tema de Aretha Franklin. Vuelve con más fuerza que nunca.
Por otra parte, dentro de las actividades paralelas de la feria, tuvo lugar la asamblea de Cofae (Coordinadora de Ferias de Artes Escénicas), un foro en el que se repasaron los proyectos existentes y también se evaluó la situación económica actual. Igualmente, se llevó a cabo un taller sobre posicionamiento digital y cómo deben mostrar su trabajo las compañías de artes escénicas.