Rahm presenta su candidatura

Agencias
-

El vizcaíno se coloca a tres golpes de los dos primeros líderes, los estadounidenses Brooks Koepka y Bryson Dechambeau, del Masters de Augusta

Rahm presenta su candidatura - Foto: Justin Lane

El español Jon Rahm vivió una positiva primera jornada en el Masters de Augusta, primer major de la temporada, y se posicionó entre los destacados de una clasificación dominada por los estadounidenses Brooks Koepka y Bryson Dechambeau. 
El jugador vizcaíno, que terminó cuarto el año pasado, vivió su mejor inicio en sus tres participaciones y lideró a una Armada española donde Sergio García, campeón en 2017, se quedó un tanto rezagado junto a Rafa Cabrera-Bello, mientras que José María Olazabal se quedó muy lejos. 
El de Barrika no había logrado bajar del par en sus primeras rondas de 2017 (73, +1) y 2018 (75, +3), pero le cogió el pulso al recorrido para firmar unos óptimos 69 golpes, que le ayudarán seguramente para llegar al fin de semana lo mejor colocado posible y que le colocan a tres golpes de los dos primeros líderes, los estadounidenses Brooks Koepka y Bryson Dechambeau, que hicieron 66 (-6). 
El primero, ganador ya de tres majors, tuvo un día muy firme para presentar su candidatura. Tras un solitario birdie en el hoyo 2, el americano estuvo espectacular en los segundos nueve hoyos con cinco birdies en los primeros seis de esa parte, cuatro consecutivos del 12 al 15. Dechambeau, por su parte, sí cometió errores (tres bogeys), compensados por su espectacular despliegue de birdies, un total de nueve, entre ellos en los cuatro últimos hoyos de su recorrido. 
En cuanto al resto de españoles, Sergio García acabó con 73 (+1) en un día en el que le costó tomarle la medida al prestigioso campo. También hizo 71 el canario Rafael Cabrera-Bello, que no perdió la calma tras firmar un triple-bogey en el 10 y que con dos birdies en el 15 y 16 salvó el día. 
Por su parte, José María Olazabal, que esta semana cumple 25 y 20 años de sus dos chaquetas verde (1994 y 1999), tendrá complicado pasar el corte y jugar en el fin de semana tras un mal día saldado con un +6 y ningún birdie