La Audiencia condenó a dos individuos por tráfico de drogas

Josechu Guillamón
-

En los dos juicios, los procesados reconocieron los hechos tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Público que les permitirá evitar su ingreso en prisión

Imagen del joven que fue sorprendido en la calle Hermanos Jiménez con un envoltorio lleno de cocaína. - Foto: José Miguel Esparcia

La Audiencia Provincial juzgó ayer a dos individuos que se enfrentaban a distintas penas por traficar con drogas, hechos que ambos reconocieron ante el Tribunal, tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Público, que les permitió evitar su ingreso en prisión.
El primer acusado en ser juzgado fue S.C.B., el cual admitió que sobre las 15,30 horas del 25 de abril de 2017, caminaba por la calle Hermanos Jiménez cuando advirtió que por las proximidades circulaba un vehículo camuflado de la Policía Nacional, mostrando una actitud que denotaba nerviosismo ante la presencia policial, lo que llevó a los agentes a interceptarle, identificarle y a realizar un cacheo superficial.
Los agentes hallaron en el bolsillo izquierdo de la chaqueta que vestía un envoltorio de plástico blanco, que resultó contener 10'04 gramos de cocaína con una pureza del 75'7%, sustancia que en el mercado ilícito, y para el supuesto de haberse vendido por dosis, podría haber alcanzado un valor de 1.808'99 euros. Asimismo, y con el consentimiento del procesado, se realizó un registro en su domicilio,  donde se encontró una caja con sustancia en roca, que resultó ser 0,63 gramos de MDMA, con una pureza del 78'7%, con un valor en el mercado ilícito de 25'60 euros. Además se encontraron cuatro pastillas de MDMA, balanzas de precisión y 542 euros, procedentes, al menos en gran parte, de la venta de sustancias estupefacientes.
Por estos hechos el fiscal solicitaba inicialmente dos años y ocho meses de prisión y 1.800 euros de multa, que finalmente rebajó a los dos años de cárcel y 1.500 euros de multa, a los que fue condenado. En la vista también se acordó la suspensión de la pena de prisión, si el procesado no delinque en un periodo de tres años.
Otro juicio. En el segundo caso, se sentó en el banquillo de los acusados un hombre que se enfrentaba a tres años y 10 meses de prisión por transportar cerca de 50 gramos de cocaína en su vehículo, hechos que también reconoció tras un acuerdo con el fiscal, que le permitirá eludir la cárcel, puesto que le rebajaron la pena a dos años de prisión y al pago de una multa de 2.365 euros y dicha pena quedó en suspenso.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA