scorecardresearch

Andalucía, peligroso laboratorio

Agencias-SPC
-

Podemos aspira a que Yolanda Díaz estrene su plataforma en las elecciones a la Junta, pero otras fuerzas de izquierda temen que un posible batacazo arruine el proyecto a nivel nacional

Andalucía, peligroso laboratorio - Foto: EFE

Con una convocatoria ya más concreta de las elecciones andaluzas, entre junio y octubre del año que viene, el frente de izquierdas que busca liderar Yolanda Díaz podría pisar el acelerador para estrenarse en esta primera cita electoral, como quiere Podemos, aunque es una operación arriesgada porque podría fracasar en una comunidad que históricamente ha aglutinado su voto progresista en torno a las siglas del PSOE. Y eso que los socialistas perdieron el poder, 40 años después, tras los últimos comicios regionales, en los que la unión del PP con Ciudadanos, con el apoyo externo de Vox, cambiaron el color del Gobierno autonómico.

Si finalmente ese batacazo de la nueva plataforma de la ministra de Trabajo se llegase a producir, como advierten desde algunas fuerzas políticas de la izquierda andaluza, el proyecto a nivel nacional puede irse al traste. De ahí que algunos piensen que la vicepresidenta segunda del Ejecutivo prefiere jugárselo todo a la carta de las generales de 2023 y no entrar en estas autonómicas como demanda el partido morado, que quiere tener un papel protagonista en esta candidatura.

Los de Ione Belarra dan por superada la travesía por el desierto que supuso la marcha de su fundador y líder, Pablo Iglesias, y ahora ya se ven preparados y fuertes para afrontar una primera cita electoral, precipitada por la negativa de Vox a apoyar los Presupuestos de la Junta presidida por Juanma Moreno. En Podemos están convencidos de que lograrán ese frente amplio que sume a todas las fuerzas progresistas a la izquierda del PSOE para «desalojar» del Gobierno regional al PP, Ciudadanos y Vox.

En este sentido, creen que sería «lo sensato» ponerlo ya en marcha para esa cita con las urnas que Moreno ha fijado entre junio y octubre de 2022 (según la ley regional no se podrían celebrar los comicios ni en julio ni en agosto), aunque respetan los tiempos de Yolanda Díaz, que ya ha anunciado que se pondrá manos a la obra después de las Navidades para poner en marcha su plataforma, si bien fuentes cercanas a la ministra de Trabajo sugieren que presentar una candidatura en Andalucía no está en sus planes. Ese arranque del nuevo frente electoral será a través de un proceso «de escucha» a la sociedad, antes de decidir cómo encauzar el proyecto. Lo único que tiene claro, o al menos así lo ha puesto de manifiesto públicamente la ministra de Trabajo, es que los partidos no son lo importante, rechazando además el corsé ideológico a la izquierda del PSOE para reivindicar un espacio «transversal».

Nueva fractura

En todo caso, hay una primera oportunidad para poner a prueba este frente común en las andaluzas, donde el espacio a la izquierda de los socialistas ha vuelto a dividirse con una tercera opción política, la coalición que integran Más País, Andalucía Por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz, que Podemos ve posible incorporar a esa eventual unidad pese a las reticencias de Íñigo Errejón, que rehúye de momento posicionarse.

De momento, eso sí, nadie quiere dar portazos porque el que aparezca como responsable de la fragmentación perderá apoyos, pero aseguran que el que fuera fundador de los morados y mano derecha de Pablo Iglesias no está por la labor de involucrarse en este experimento. Sin embargo, puede que el líder de Más País le dé una vuelta a esa idea ahora que Yolanda Díaz se ha acercado al Podemos inicial y al errejonismo que perdió en Vistalegre II y que defendía esa transversalidad por la que la vicepresidenta aboga en este momento.

Teresa Rodríguez

Con Adelante Andalucía, que encabeza Teresa Rodríguez, Podemos no cuenta y eso es así porque, según confirman fuentes de su entorno, la dirigente anticapitalista se puso en contacto con ellos pidiéndoles una reunión y no ha recibido respuesta. Aunque tiene una relación de choque con el partido morado, con el que rompió en 2020, la antigua líder morada es partidaria de buscar un espacio de encuentro entre las organizaciones de la izquierda para tratar de compensar el efecto de la atomización del voto. Es en ese contexto en el que desde el círculo de Rodríguez creen que se podría hablar con Díaz e intentar, por ejemplo, configurar alguna lista conjunta para una provincia o varias.

Pero también están convencidos de que ese escenario de acercamiento es poco probable por el tapón que mantienen Podemos e Izquierda Unida contra Rodríguez, a la que tienen vetada -asegura- para cualquier iniciativa. Lo que sí piensan es que la titular de Trabajo estaría dispuesta a hablar con Teresa Rodríguez, aunque eso no significa que acabe asumiendo el veto de los morados a Adelante Andalucía.

Cuando esta plataforma se presentó en las elecciones del 2 de diciembre de 2018 consiguió 17 escaños y entonces estaban en el proyecto Podemos, IU, Anticapitalistas, Izquierda Andalucista, Primavera Andaluza y Defender Andalucía. Tres años después, con ruptura incluida, las encuestas apuntan a que Adelante Andalucía obtendría entre uno y dos diputados, mientras que la formación de Ione Belarra lograría de 10 a 12.

Falta por ver qué resultados conseguiría la nueva alianza electoral, que incluye a Más País, que también apuesta por superar los encasillamientos ideológicos.