Un nuevo héroe para un nuevo milenio

RODRIGO PÉREZ MIGUEL
-

Brian Michael Bendis y Mark Bagley reinventan en 'Ultimate Spiderman' al Hombre araña, redefiniéndolo para una nueva generación de ávidos lectores

Un nuevo héroe para un nuevo milenio

El día 10 de agosto de 1962 nacía Spiderman a manos del equipo creativo formado por el guionista Stan Lee y el dibujante Steve Ditko. En octubre de 2000, casi cuatro décadas después, volvía a nacer, esta vez gracias al escritor Brian Michael Bendis y al genial ilustrador Mark Bagley. La coleccion Ultimate Spiderman venía a revolucionar por completo la mitología del Hombre araña, reinventando a un personaje que había entrado, en los años 90, en una importante crisis creativa. Había nacido el superhéroe arácnido definitivo para los lectores del nuevo siglo, que también iba a sorprender a los de toda la vida. ¿Cómo lo consiguió?
La casa Marvel estaba intentando salir de una calamitosa década donde la mayoría de personajes y series icónicos parecían haber perdido su personalidad. 
Una serie de decisiones erróneas a nivel editorial habían hecho que las ventas se desplomasen y que decenas de miles de lectores se apartaran de la casa de las ideas buscando otros aires. El nuevo redactor jefe de la compañía, Joe Quesada, tenía la difícil tarea de readaptar Spiderman para el siglo XXI, presionado por el entonces editor jefe, Bill Jemas. La anterior intentona, liderada por John Byrne, había sido un fracaso estrepitoso de crítica, ventas y público. 
Así, Quesada, por consejo del ilustrador David Mack, concertó una cita con un joven guionista de la escena independiente llamado Brian Michael Bendis que empezaba a despuntar en la editorial Image. Una sola reunión le convenció para dar luz verde al proyecto, que tendría a los lápices a un viejo conocido del lanzarredes, el dibujante Mark Bagley, que ya había trabajado años antes con el personaje. 
Y así, a finales de 2010, salía a la venta el primer número de Ultimate Spiderman, ambientado en el universo ultimate, una especie de tierra paralela ajena a la continuidad oficial de la casa de las ideas. Una excusa que serviría a Bendis para poder reinventar a su antojo al Hombre araña si trastocar la continuidad oficial, que seguía adelante en la más pura tradición de Marvel.
Brian Michael Bendis partió de cero, volviendo a los orígenes y poniendo a un Peter Parker de apenas 15 años que se encontraba cursando el instituto cuando por un trágico -o no- error, era picado por una araña radioactiva y modificada genéticamente. La trágica muerte de su tío Ben, de la cual se culpaba, haría que pasase de usar sus asombrosos poderes arácnidos para ganar dinero a destinarlo a ayudar a los demás. Los ingredientes que había empleado Stan Lee estaban ahí. ¿Qué hizo sin embargo que esta colección se metiera en el bolsillo a millares de lectores y gran parte de la critica?
Bendis comprendía perfectamente el universo Marvel. Sabía que contaba entre sus manos con autentico oro y que si lo moldeaba con agudeza, tendría una colección de éxito. No podía limitarse a una colección que fuera una reconstrucción a base de cameos de los villanos y compañeros de Spiderman. Debía insuflarle alma a 40 años de recorrido para un público potencial que no tenía nada que ver con el que leyó la serie original. Este Spiderman conjugaba ese componente de drama de instituto con el Superheróico, enlazándolos una y otra vez, y haciendo cómplice al lector que podía identificarse con un adolescente que tenía sus mismos problemas. El primer amor, la integración en el grupo, el paso a la madurez. Pero introdujo, además, componentes de rabiosa actualidad como las drogas, el bullying, el uso y abuso de las nuevas tecnologías. Pero Bendis, como demostraría más adelante convirtiéndose en el guionista más vendido de la década, supo reinventar al maravilloso panteón de villanos del amigable vecino Spiderman. 
Kraven el Cazador pasó a ser el protagonista de un reality, doctor Octopus un genetista reputado, o su archinémesis, Norman Osborn, un multimillonario. Pero bajo esa capa de pintura, yacía la esencia que hizo grande al personaje. A lo largo de más de cien números, y siempre acompañado al dibujo por Bagley, igualaron y en muchas ocasiones superaron a la serie original, consiguiendo que muchos puristas de la serie y universo original, le diesen una oportunidad a esta Hombre araña definitivo. Ultimate Spiderman se prolongó por 133 números en un increscendo de calidad que la convirtió en una de las mejores colecciones superheróicas del siglo XXI. 
Años después de su finalización, sigue teniendo una gran base de seguidores que la reivindican y de nuevos lectores que quedan maravillados por esta ejemplar reformulación. Convirtió una serie con 40 años de historia, y bastante inaccesible para nuevos lectores, en una puerta de oro inigualable para millones de fans que descubrían por qué Spiderman es uno de los iconos del noveno arte. 
Panini Comics reedita el primero de una colección de tomos recopilatorios que aúnan toda la serie en formato de lujo. Un volumen de casi 400 páginas con los primeros 14 números recopilados y con abundante material extra como colofón. Una ocasión inigualable para descubrir una de esas joyas que deberían estar en las estanterías de todo amante del medio que se precie.