Arenas: «Si me voy a Japón es para aspirar a lo máximo»

J.L. Royo
-

El guardameta albacetense se ha curtido en Segunda B y Tercera e incluso llegó a debutar con el Alba en Segunda. Ahora su carrera da un giro radical y da el salto al país del sol naciente al que llega de la mano de Mila Martínez.

Sergio Arenas. - Foto: Atlético Tomelloso.

Sergio Arenas es un guardameta hecho a sí mismo. Salió de la cantera del Alba para volver después al primer equipo con el que debutó en Segunda, pero ante la falta de oportunidades se buscó las habichuelas en el fútbol modesto. Badajoz, Talavera y Tomelloso han sido sus destinos y ahora ha decidido cumplir un sueño, jugar fuera de España después de enrolarse en las filas del Suzuka Unlimited de  Tercera División japonesa. Y lo hace con la intención de hacerse un hueco en el fútbol profesional asiático.
¿Cómo surge lo de marcharse a jugar a Japón?
A raíz de que Mila Martínez se viene a Japón y yo me doy la enhorabuena pensando que era un equipo femenino, pero cuando veo que es masculino le comenté que si en algún momento me necesitaba que no dudara en decírmelo y así ha sido. En ningún momento ella me dijo que me iba a llevar, sino que si había posibilidad lo haría y al cabo de dos o tres meses me comentó que podía haber alguna posibilidad. Hemos estado en contacto y en julio ya me dijo que había una oferta en firme.
¿Se esperaba que llegase una oportunidad del extranjero?
Llevo varios años queriendo salir fuera de España, pero para un portero es bastante complicado porque buscan más delanteros o centrales. Un año probé con un equipo inglés y parecía que todo iba hacia adelante, pero al final se truncó.
¿Qué espera de su aventura japonesa?
De momento ganarme a la gente, acostumbrarme al enorme calor que hace aquí y a medio plazo, empezar a jugar, hacerme visible, intentar ayudar al club en lo máximo y después que venga lo que tenga que venir, ojalá y sean cosas mejores en cuanto a nivel profesional.
¿Su intención es llegar al fútbol profesional japonés?
Sí, claro, no me voy a 10.000 kilómetros de casa para jugar y ya está, si me vengo es para aspirar a lo máximo, darme a conocer e intentar aprovecharme de esto.  

 

(Más información en la edición impresa)