La lista de espera del CHUA bajó de los 8.000 pacientes

T.R
-

Según los datos del Portal de Transparencia del Sescam del mes de diciembre, el descenso respecto a noviembre fue del nueve por ciento, y de casi un 15% en relación con las demoras que había hace un año

Imagen de una paciente en una revisión con uno de los oftalmólogos que tiene su consulta en el Perpetuo Socorro. - Foto: JOSE MIGUEL ESPARCIA

El Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA) cerró el ejercicio pasado con 7.969 pacientes en lista de espera, la cifra más baja de la última década, ya que hasta ahora era la barrera por debajo de los 9.000 usuarios el dato más positivo que ofrecían las agendas de los especialistas sumando los listados para una intervención quirúrgica, una consulta externa o la realización de una prueba diagnóstica en el Área Integrada de Albacete.
Atrás quedan los años en los que había meses que se sobrepasaban los 20.000 pacientes en lista de espera, como ocurrió en diciembre de 2013 por citar un ejemplo.
Los datos de diciembre muestran una reducción de las listas de espera del nueve por ciento respecto al mes de noviembre y una bajada mayor, del 14,9%, si lo comparamos con respecto a los usuarios pendientes de recibir asistencia sanitaria que había hace un año, en diciembre de 2018.
Según los datos correspondientes al mes de diciembre de 2019 que acaba de publicar el portal de transparencia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, que para algunos partidos políticos y sindicatos, podrían estar maquillados, ya que no reflejan la realidad asistencial de la sanidad albacetense (al no aparecer las personas que están a la espera de una cita médica porque la agenda del profesional en cuestión está cerrada o los que esperan años hasta que son incluidos en la lista quirúrgica para una cirugía de prótesis de rodilla), en diciembre pasado había 7.258 albacetenses que esperaban para pasar por el quirófano, casi 900 menos que un mes antes, en noviembre, que la cifra era de 8.151, y 1.100 menos que hace un año, cuando llegaban a 8.393.
Las demoras para una consulta con un facultativo del área hospitalaria son mucho menores que para una operación, como también el  número de usuarios en lista de espera para este concepto, que al término de diciembre pasado era de 576, 200 más que un mes antes que había 386.
Tampoco las agendas para someterse a una técnica diagnóstica han variado mucho en los últimos meses. En diciembre había 135 enfermos pendientes, 58 de ellos para una resonancia magnética y 43 para un TAC. Un mes antes la cifra era  de 216 ciudadanos, siendo igualmente ambas pruebas de alta tecnología las que registraban mayor demanda.
Estos buenos datos son posibles, según el director gerente del Área Integrada de Albacete, Ibrahim Hernández, gracias al trabajo de los profesionales sanitarios de ambos centros hospitalarios, que trabajan de forma intensa en reducir las demoras asistenciales, potenciando la actividad en jornada ordinaria y haciendo una mejor utilización de los recursos propios del Sescam, es decir, derivando menos a la privada y más entre centros hospitalarios de la provincia.
(Más información en edición impresa).