Más se perdió en Cuba

AGENCIAS
-

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra compara la situación actual de España con la de 1898 cuando la debilidad del Estado central permitió que las colonias se independizasen

Más se perdió en Cuba


Por si no había suficiente tensión entre Madrid y Barcelona, entre Mariano Rajoy y Artur Mas ó entre Torres-Dulce y la Fiscalía autonómica, el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, el general Jaime Domínguez Buj, echó ayer más leña al fuego al comparar la situación del país con la que se vivió en 1898 cuando España perdió sus colonias. Pese a la matización posterior, en la que las Fuerzas Armadas aclararon que el militar se estaba refiriendo a la Guerra de la Independencia de 1808, que propició la separación de España de los países de Iberoamérica, los partidos políticos, de lados y colores diversos, atacaron con dureza a Domínguez Boj e, incluso, pidieron la intervención del ministro de Defensa, Pedro Morenés.
En un desayuno en Madrid organizado por el Instituto de Cuestiones Internacionales y Política Exterior, el general subrayó que le «duele España» por la situación que atraviesa en los últimos años, y, concretamente, hizo referencia a la abundante cantidad de casos de corrupción que se están descubriendo y al proceso soberanista iniciado en Cataluña.
Sobre este asunto, Domínguez Buj señaló, ante un auditorio en el que se encontraban el exministro de Defensa Julián García Vargas, así como militares en la reserva y en activo y periodistas, que España «asiste a un proceso que históricamente se produce siempre que el poder central es débil». Sin referirse directamente al Gobierno de Mariano Rajoy, puesto que los mandos militares tienen prohibidas las declaraciones políticas, el general comparó la situación actual con la pérdida de las últimas colonias en el desastre del 98: «Cuando la metrópoli se hace débil, se produce la caída».
Posteriormente, el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra aclaró que se estaba refiriendo a otras épocas de la Historia, como la de los imperios británico, turco, romano o español. Asimismo, añadió que señaló explícitamente que, en el caso de España, fue el debilitamiento del poder central el que ocasionó la lucha contra los franceses en la Guerra de la Independencia (1808-1814). Una contienda que ayudó a la independencia de los Estados iberoamericanos.
En cuanto al papel de las Fuerzas Armadas en el proceso soberanista, Domínguez Buj remarcó que los ejércitos «no son garantes de nada», sino que son la «herramienta que tiene el Gobierno para hacer cumplir la ley y la Constitución» y que por eso están «a las órdenes» del Ejecutivo. De este modo, recordó que los militares deben «estar preparados para intervenir en la forma en que el Gabinete político decida», ya sea tanto «en el interior» como «en el exterior». Eso sí, el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra enfatizó que no considera que el problema que plantea el desafío independentista pueda «arreglarse con el empleo de la fuerza» o mediante la actuación de los tribunales.
 A su juicio, para atajar desafíos como el soberanismo catalán, el Estado debe «ganarse las mentes y los corazones de todos los ciudadanos de la nación» para que éstos sean conscientes de que «es mejor seguir siendo español» que buscar la independencia.

Reacciones. Después de conocer estas declaraciones, el PSOE instó al ministro de Defensa, Pedro Morenés, a exigir una «rectificación urgente» al jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra. En una rueda de prensa en el Congreso, el portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, tildó esas palabras de «profundamente inadecuadas» e «impropias de una persona» que tiene las «responsabilidades» que ostenta el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra.
En la misma línea, el grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) exigió a Morenés, que pida cuentas a Domínguez Buj por haberse «extralimitado» en sus declaraciones sobre Cataluña. «Lo que ha dicho es una barbaridad», señaló el portavoz parlamentario del grupo, José Luis Centella.
Por su lado, el representante parlamentario del PP, Alfonso Alonso, admitió que le resulta «difícil de comprender» las palabras del general, porque, según remarcó, «el Ejército sabe perfectamente, y lo demuestra todos los días, cuál es el papel que le corresponde» en la sociedad.