Los parques eólicos son una amenaza para las aves de El Hito

luis j. gómez / toledo
-

La Junta quiere atraer proyectos de renovables cerca de Villar de Cañas como alternativa al silo nuclear, pero el Plan de Gestión de esta ZEPA advierte contra los aerogeneradores

Los parques eólicos son una amenaza para las aves de El Hito - Foto: Reyes MartÁ­nez

En la reunión de este verano entre el presidente de la Junta y la ministra para la Transición Ecológica, Page le pidió «pista» y no se refería al Aeropuerto de Ciudad Real, sino a los proyectos de energías renovables que quiere atraer para la zona de Villar de Cañas (Cuenca) como alternativa al cementerio de residuos nucleares, una instalación paralizada por el Gobierno de España. La ministra Teresa Ribera reconoció que en la reunión estuvieron repasando «grandes oportunidades» en este ámbito que pasan también por una «nueva planificación de las redes de transporte».
Pero algunas instalaciones de renovables pueden suponer una amenaza para las aves de la Laguna del Hito, un espacio protegido cerca de Villar de Cañas como ZEPA. En concreto el mayor riesgo vendría con los parques eólicos y así aparece recogido en el Plan de Gestión de la Laguna de El Hito que el 21 de agosto se publicó en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, aunque data de marzo de 2015, cuando todavía gobernaba Cospedal.
En el apartado de presiones y amenazas, el documento advierte de que «la implantación de nuevos parques eólicos y la presencia de líneas eléctricas en la zona podrían suponer una amenaza directa para las aves que utilizan el humedal, debido a las bajas que podrían ocasionar estos elementos».
Aunque se hace esa primera referencia genérica por las aves que pueden morir golpeadas con los aerogeneradores, luego concreta la amenaza con las grullas, al apuntar que «la colisión con líneas de alta tensión, vallados y parques eólicos, suele suponer un factor importante de mortalidad». Y hablar de grullas no es hablar de un ave cualquiera en la Laguna de El Hito. Lo califica como «el lugar de paso más importante a nivel regional» para las grullas, con una presencia media de 5.000 a 6.000 ejemplares en el período invernal, aunque se roza los 10.000 en años húmedos.
Argumentando la protección de aves de esta laguna, el Gobierno regional actual quiso ampliar la ZEPA para llegar a los terrenos en los que se iba a construir el silo nuclear, pero los tribunales lo paralizaron.