«Hace falta compromiso político con la investigación»

M.D.M.
-
Imagen del médico e investigador, Carlos Iniesta Marmol. - Foto: Rubén Serrallé

El médico e investigador, Carlos Iniesta Marmol, expuso en el campus su trabajo en la red de VIH/Sida, en unas jornadas de Enfermería.

Licenciado en Medicina, por la Universidad de Barcelona, el joven investigador albacetense Carlos Iniesta Mármol trabaja actualmente como técnico superior de investigación para la Red de Investigación en SIDA, desde el Centro Nacional de Epidemiología (Instituto de Salud Carlos III) y para el Plan Nacional sobre el SIDA (Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social). Ayer, participó en unas jornadas sobre prevención del VIH, en el campus de Albacete. Trabaja en la línea sobre el tratamiento preventivo para evitar el contagio de Sida.
¿En qué consiste la línea de investigación en la que trabaja?
Investigo sobre el VIH en general, en concreto en la línea de  la profilaxis pre exposición (PrEP) - estrategia de prevención para evitar el contagio- y salud sexual de hombres que tienen sexo con hombres.
Además participa en distintos grupos que han mostrado preocupación por este asunto...
Sí, soy vocal de la junta ejecutiva de Seisida y participo en varios grupos de trabajo nacionales (PrEP Think Tank, Chemsex Think Tank, Grupo de trabajo sobre salud sexual y reproductiva de hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres, sobre VIH.
¿Por qué es tan necesaria la puesta en marcha de esa estrategia de prevención en la que trabajan desde la Red de Investigación sobre Sida?
Porque en España seguimos teniendo alrededor de 4.000 casos al año, especialmente en hombres que tienen sexo con hombres y hay personas que no utilizan el preservativo de manera consistente. En esos casos, donde el riesgo de contagio es elevado, se ha demostrado que la PrEP es efectiva y además ahorra dinero, si se compara esta intervención con el coste de tratar a quienes se contagian. Así evitas que mucha gente se contagie con esta enfermedad que no es letal pero sí crónica.
Es una enfermedad sobre la que hay muchos tabúes, ¿verdad?
Sí, queda mucho por hacer, es todavía una enfermedad con mucho estigma y eso es por desconocimiento. Esto dificulta mucho también el tratamiento de estas personas. A nivel biomédico tienen una esperanza de vida similar a la de la población general pero sufren discriminación.
¿Hay suficientes recursos para investigar este aspecto?
Cuesta mucho trabajo, como la investigación en general, y lo que falta es compromiso político, especialmente en la PrEP para ponerlo en marcha. En este caso, la investigación ya está y ahora hay que trasladar los resultados a la práctica real.