Comienza la retirada de la avalancha de Chinchilla

E.F
-
El derrumbe casi rozó una zona habitada - Foto: J.M.E.

La compañía adjudicataria tiene dos meses para abrir la prolongación de la calle Diablos y Tiradores, hacer un muro de contención de tres metros de alto y asegurar la ladera afectada

La retirada de las rocas que cortan la prolongación de la calle Diablos y Tiradores de Chinchilla comenzó ayer, con la retirada de los materiales que dejaron tras de sí las primeras demoliciones efectuadas por la empresa especializada contratada a tal efecto que, de acuerdo a los términos de la licitación, dispone de dos meses para terminar.
La tarde del 22 de marzo, parte de la ladera situada al pie del Barrio de las Cuevas del Agujero se vino abajo con un estruendo y un temblor que algunos vecinos tomaron por un pequeño temblor de tierra. A resultas del desplome, quedó cortada al tráfico la principal vía de acceso al casco histórico desde la zona de la piscina.
El alcalde, José Ignacio Díaz, mostraba ayer su satisfacción pero también pedía prudencia a los vecinos: «lo que hace la empresa es una demolición controlada, de gran precisión, para partir las rocas en pedazos manejables, así que los propios técnicos nos advierten de que hay que respetar unas normas mínimas de seguridad».
Una vez realizada cada demolición, se para y se procede a retirar  los materiales. «Parte de ellos», explicó el alcalde chinchillano, «servirán para hacer una escollera con la que se asegurará la ladera mientras que  el resto se retirará de forma definitiva».

(Más información en la edición impresa)