Goles para un ascenso

Juan Carrizo
-

Pedro Corbalán y Jesús Perera destarcaron en 1991 y 2003. Bela y Zozulia, acompañados de Manaj, son los que marcan en el actual Albacete

Bela y Zozulia hacen su típico saludo tras marcar un gol. - Foto: José Miguel Esparcia

La salsa del fútbol son los goles. Los equipos necesitan un gran equilibrio entre la defensa y el ataque para conseguir logros importantes, pues, una cosa, sin la otra, no suele generar buenos resultados. De nada vale marcar muchos goles si luego tu portería es un coladero y lo que ganas por un lado lo pierdes por el otro, lo mismo que si se consigue una férrea defensa que no encaja, pero arriba no hay pólvora, a lo más que se puede aspirar es a empatar sin goles, lo que sería insuficiente para pelear por arriba.
El Albacete de Luis Miguel Ramis ha logrado ese equilibrio necesario para meterse de lleno en la lucha por el ascenso. Atrás cuenta con una férrea defensa en la que brilla con luz propia el guardameta Tomeu Nadal, pero también esos defensas que le otorgan al cancerbero manacorí la confianza necesaria para crecerse ante los rivales.
Todo ello se ve arropado por un ataque letal. El Alba es uno de los equipos más goleadores y cuenta con un ramillete de jugadores que brillan con luz propia y causan pesadillas a las defensa rivales. El máximo artillero es el francés Jérémie Bela, con nueve tantos, y le sigue muy de cerca el ucraniano Roman Zozulia, con siete. De debemos olvidarnos del albanés Rei Manaj, que con cinco tantos también aporta lo suyo en el juego ofensivo del equipo.
Los diferentes ascenso que ha logrado el conjunto manchego, principalmente los dos a Primera División, han contado con un goleador de campanillas, un artillero preciso cuyos tantos sirvieron para cosechar muchos triunfos y, con ellos, los puntos necesarios para alcanzar la gloria, la máxima categoría.

 

(Más información en la edición impresa)