scorecardresearch

La provincia busca un modelo adaptado a sus necesidades

E.F.
-

La Junta de Comunidades tuvo que rescatar la mayoría de las líneas de Monbús mientras intentaba aplicar el sistema mixto que une rutas escolares y regulares

Imagen de archivo de una marquesina de bus sin viajeros. - Foto: Reyes Martí­nez

En 2017, la Junta lanzó la idea de crear un sistema mixto que unificase las líneas de transporte escolar con las de viajeros, empezando  por las sierras de Alcaraz y Segura. La idea se había probado con éxito en otras partes de la región, como las comarcas de Molina de Aragón, Sur de Ciudad Real, así como la Alcarría y la Serranía Alta de Cuenca.  Se diseñaron 39 rutas en las que dos poblaciones, Alcaraz y Elche de la Sierra, actuaban como cabeceras para 22 localidades.

Pero no funcionó. El concurso quedó desierto porque la zona a cubrir era un bocado demasiado grande para las compañías provinciales: nada menos que 24 pueblos, 197 aldeas y unas rutas que sumaban más de 3.600 kilómetros, la distancia equivalente a  un viaje de ida y vuelta entre Albacete y París, pero por carreteras de montaña.

Este iniciativa solo afectaba a las líneas que gestiona la Junta, pero en los trayectos de titularidad estatal las cosas no iban mucho mejor.  Desde mucho antes del 2017, la concesionaria de las líneas VAC-114 y VAC-212, la gallega Monbús, mantenía su propio tira y afloja con el Ministerio de Fomento.

Estas líneas eran deficitarias y además estaban anuladas por sentencia judicial firme desde 2011. El problema es que la ley obligaba a mantener el servicio hasta que n o hubiese una nueva concesión. Esto  llevó a Monbús a recortar o alterar servicios lo que, a su vez, provocó una cadena de protestas en las localidades afectadas.

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))