scorecardresearch

Ureña entrena en el campo para su reaparición en febrero

Pedro Belmonte
-

El diestro, que se fracturó una vértebra en el coso de Abarán, reconoce que «la recuperación ha sido larga y muy dolorosa, ya que son zonas que no te permiten hacer nada, sólo esperar»

Imagen de archivo del diestro Paco Ureña, durante una corrida en el coso albacetense. - Foto: Rubén Serrallé

Hace unos días, tras una buena evolución, fue dado de alta para comenzar los entrenamientos el torero Paco Ureña, quien ha venido recuperándose en Albacete de la grave cogida que sufrió el 17 de octubre en la plaza murciana de Abarán en un mano a mano con Rafaelillo, siendo cogido contra las tablas por el sexto todo de la tarde, ocasionándole la rotura de la vertebra C4 sí como una rotura parcial del ligamento interno de la rodilla.

Han sido meses de espera y reposo, hasta que los doctores han visto la buena soldadura de la vértebra, por lo que ha sido dado de alta para comenzar la preparación. El torero de Lorca, afincado en la capital albacetense ha comentado a La Tribuna de Albacete los pormenores de su recuperación y sus próximos compromisos en América, además de haber un breve balance de su temporada 2021.

«Ya estamos, gracias a Dios, casi bien del todo -asegura-, por lo menos para poder hacer campo y empezar a entrenar; la recuperación ha sido muy larga y sobre todo muy dolorosa ya que son zonas que no te permiten hacer nada, solo esperar y además es muy molesto para dormir, por lo que, como ya digo, se ha hecho largo. Ha sido la vértebra C4 y rotura parcial del ligamento interno de la pierna derecha. Ya he empezado el campo y de hecho la semana pasada estuve en Salamanca y ya vamos a empezar a ir todas las semanas».

A Paco Ureña le han dado fuerte los toros, algo consustancial a su concepto del toreo. «La verdad es que sí me han castigado los toros, pero ese es el signo de mi carrera y mi manera de interpretar el toreo, por lo que ese compromiso te lleva a estas cosas y tienes que asumirlo. Ojalá y pase las menos veces posible, aunque sé que va a seguir pasando, porque intentas interpretar tu concepto del toreo, la filosofía que uno tiene de la profesión, además del respeto y el amor al toro y todo ello te lleva a asumir mucho riesgo, pero es la forma que uno elige de pasar por la profesión y de vivir».

(Más información en la edición impresa y en la app de La Tribuna de Albacete).

 

ARCHIVADO EN: Toros, Albacete, Lorca, Salamanca