La provincia no registró ningún caso de sarampión en 5 años

T.R
-

La inmunización frente a la enfermedad infecciosa gracias a la vacuna triple vírica llega al 95% de la población infantil por medio de dos dosis de suero

Un niño recibe una vacuna de manos de su enfermera. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas negocian en la comisión de salud pública del Consejo Interterritorial de Sanidad cómo extender la vacuna del sarampión a los adultos nacidos entre 1970 y 1980, por ser el grupo de edad en el que más inciden los brotes de esta enfermedad que se están dando en los últimos tiempos en España. El anuncio coincide con la alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del auge del sarampión en Europa tras registrar 90.000 casos en el primer semestre del año, más que en todo 2018.
Si bien este año se registró un brote de sarampión con cinco afectados en la provincia de Guadalajara, en Albacete los datos facilitados por la Delegación Provincial de Sanidad confirman que en los últimos cinco años no se ha notificado a Salud Pública ningún caso de esta enfermedad infecciosa y altamente contagiosa que puede causar graves secuelas y llegar a ser mortal.
La introducción en 1981 en el calendario de vacunación infantil de la vacuna triple vírica (la que protege frente al sarampión, la rubéola y las paperas) en Castilla-La Mancha ha tenido mucho que ver en la casi erradicación de esta patología, de la que en el año 1986 se declaraban en la provincia de Albacete 8.760 casos. Sólo en 2018 se administraron 7.969 dosis de la vacuna triple vírica a población infantil albacetense, dosis distribuidas desde la Delegación Provincial de Sanidad de Albacete, una vacuna cuya cobertura ronda el 95% y que se administra en dos dosis, a los 12 meses de vida y a los cuatro años.

colectivos antivacunas. Para el pediatra albacetense Lorenzo Boira, «desgraciadamente la llegada a nuestro país de los colectivos antivacunas está haciendo que ahora veamos en las consultas casos de sarampión, cuando hacía años que no se declaraba ningún brote». En su caso, recordó que ha tenido que administrar la vacuna de la triple vírica a varios niños con seis meses de vida cuyas familias iban a viajar a lugares donde se estaban registrando un brote de sarampión  con el fin de inmunizarlos.
(Más información en edición impresa)