«Me gusta el vértigo, la profesión la entiendo con riesgo»

A.D.
-

La Caseta de los Jardinillos acogerá hoy, con apertura de puertas a las 21 horas, un concierto de Ana Belén, dentro de su gira Vida, que da título a su último disco, el primero grabado en solitario, con material inédito en 11 años.

Ana Belén.

El último álbum con temas inéditos es de hace 11 años. ¿Por qué tanto tiempo para lanzar Vida?
Sí, el último disco que hice con temas inéditos fue hace 11 años, pero bueno, he seguido editando discos, no con temas inéditos, con Víctor, en solitario, homenajes. Por qué ahora, porque en este momento resulta que contaba con un montón de canciones nuevas estupendas,  para meternos en el estudio y grabarlas. Yo creo que cada cosa tiene su momento y su lugar y las decisiones se toman en un momento determinado.
Diversos compositores, de Rozalén a Dani Martín o Víctor Manuel.
Es algo que he hecho toda mi vida. Yo que soy una cantante que no compone, toda mi vida he hecho eso, elegir canciones y confiar que fuesen importantes y he ido formando mi repertorio. No es extraño que yo recurra a compositores tan diversos como en este disco Pablo Milanés, Joaquín Sabina, Noa, pero me he dirigido a ellos porque en algunos casos, me une una amistad muy profunda y en otros, me une la admiración, son gente joven, que no llevan en la música demasiados años, con las que me unen muchas cosas, en cuanto a una manera de entender la profesión, las cosas que nos pueden interesar contar y cantar. No es que haya elegido canciones de gente que no conozco, nos una manera de entender la vida. 
Aunque no son composiciones propias, sus canciones forman parte de la memoria musical de todos, hace suyas esas composiciones.
Es que esa es mi obligación, claro. En el momento en que decido grabar una canción, la hago mía, está pasando por mi tamiz, por mi filtro y tengo una manera determinada de interpretar las canciones, ni mejor ni peor, eso no me lo planteo. Las canciones están ahí, en la memoria de la gente porque son muy buenas, y también porque las he interpretado de una forma especial.
¿Influye mucho la producción de David San José en Vida?
En todos los discos es importante la producción, muy importante, porque se supone que el productor es la persona que tiene que darle forma y color a esas canciones, tiene que ser una persona con la que yo me entienda, con la que haya una manera de entender esas canciones, de saber hacia dónde tienen que ir. Con David me ocurre eso, porque llevamos ya unos cuantos años y unos cuantos discos que he hecho con él y es muy importante.
¿Cómo definiría Vida?
Vida creo que es un disco luminoso, en el que hay preocupación por cosas que me importan, que me interesan, con canciones que hablan de esas preocupaciones, como la tragedia que está ocurriendo desde hace ya años en el Mediterráneo. Entonces, junto a eso hay canciones que hablan de la vida, de esas pequeñas cosas que a veces no apreciamos, habla de la felicidad, del amor, de incertidumbres o de la valentía de las mujeres que están aprendiendo a vivir por ellas mismas, canción que  ha compuesto Rozalén. Es un disco con una cierta esperanza, preocupación, que toca diferentes temas que los tengo ahí, en mi día a día. La vida, finalmente, claro.
Con ese punto de crítica y preocupación social que siempre está en la obra de Ana Belén.
Sí, por eso digo, tampoco es tan diferente a lo que a mí me ha preocupado y me ha hecho cantar, no está tan alejado. A ver, es que está todo inventado, lo que hacemos continuamente es darle nuevas formas, ponerle trajes nuevos.
¿Satisfecha de esta gira?
Muy satisfecha, porque los conciertos salen muy bien. Voy con unos músicos estupendo; ellos están muy contentos y en el escenario nos animamos mucho y la verdad es que sale muy bonito, con un sonido estupendo, con las canciones nuevas y las de siempre, esa unión de las dos partes.
Una curiosidad, ¿por qué grabar nuevo material en solitario, cuando podía continuar con discos con Víctor, con sus amigos?
Porque me gusta el vértigo, la profesión la entiendo con riesgo, con incertidumbre, con duda, eso no quiere decir que no volvamos a hacer otras cosas, evidentemente.

(Más información en la edición impresa)