Defensor del Pueblo desea pueblos conectados y con servicios

S.L.H
-

Esta institución defiende que los habitantes de la 'España vaciada' deben disponer de una sanidad, educación, banca, transporte e internet de calidad para evitar que se marchen

En las zonas rurales solo permanece el 13% de la población española. - Foto: Reyes Martí­nez

Desde hace años, cada vez que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica los datos sobre evolución de la población en España, se pone de manifiesto que determinadas zonas rurales se van despoblando de forma inexorable. Es lo que ha dado en llamarse la ‘España vacía’ o ‘vaciada’. Frente a ella se encuentra la España ‘llena’, es decir, la urbana, que concentra en los 63 municipios que tienen más de 100.000 habitantes, algo más de 40% de sus 47 millones de habitantes.
El pasado 14 de febrero de 2019, el Parlamento Europeo aprobó el nuevo Reglamento de disposiciones para el reparto de los futuros fondos europeos, donde se reconoce por primera vez la despoblación como potencial criterio de asignación. En tal sentido, considera áreas escasamente pobladas las que tienen una densidad inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, y las muy escasamente pobladas aquellas que tienen menos de 8 habitantes por kilómetro cuadrado.
Los datos puestos de manifiesto en la monografía publicada en febrero de 2019 por la Fundación BBVA y el IVIE, elaborado por los investigadores de esta última institución, son muy expresivos de lo sucedido, pues ponen de manifiesto que la población española se ha multiplicado por 2,5 desde 1900, mientras que un 70% de los municipios ha perdido residentes.
En este lapso de tiempo, un gran número de personas se han desplazado del mundo rural al urbano, que ha pasado de agrupar un 50% de la población al 87%, mientras que en las zonas rurales solo ha permanecido el 13% restante.
En consecuencias,  recoge un informe del Defensor del Pueblo, alrededor de un tercio de los habitantes del país vive ahora en las 52 capitales de provincia, que han multiplicado por casi cinco su población desde principios del siglo pasado. 
Además, echando un vistazo a las series históricas del padrón, se puede constatar que la crisis económica que ha padecido el país en los últimos años ha venido a ahondar, más si cabe, en este fenómeno, de forma que podría calificarse de devastadora.
Según la investigadora Pilar Burillo-Cuadrado, en los 1.383 municipios de la Serranía Celtibérica (que comprende las provincias de Burgos, Soria, Zaragoza, Teruel, Guadalajara y Cuenca) viven algo más de 492.000 personas, en un área de 69.162 kilómetros cuadrados. Es el área más despoblada del país, pues la densidad de habitantes por kilómetro cuadrado es de tan solo 7,12.
El Defensor del Pueblo, a tenor de estos datos y de los recabados en el resto de áreas despobladas de España, alerta de que más de la mitad de los municipios del país se encuentren actualmente en riesgo más o menos severo de extinción, a medio o largo plazo, muestra con total claridad la gravedad del problema sociopolítico al que se enfrenta el país. 
Por tanto, el diagnóstico está hecho desde hace tiempo, la gente huye de la España pobre a la rica, y ahora toca actuar, y se requiere para abordarlo de la aplicación de urgentes políticas de Estado.

 

Internet como bien de primera necesidad. Viene siendo una realidad la dificultad, incrementada por la crisis económica, para que los habitantes de las zonas más despobladas accedan a servicios básicos como sanidad, educación, transporte, banca y una buena cobertura de redes de banda ancha, entre otros.
El acceso a internet debe entenderse, recoge el Defensor del Pueblo, como un bien social de primera necesidad. De ese acceso depende la capacidad para mantener interacciones económicas y sociales. Las medidas adoptadas desde que en 2009 se aprobó el Plan Avanza, en el marco del programa de la Unión Europea, han permitido una mejoría notable, pero insuficiente.
También resulta imprescindible, para garantizar una oferta de servicios se transporte público rural, una red viaria local adecuada y la conexión a las vías rápidas de comunicación con una correcta red de carreteras secundarias o mediante el establecimiento y mejora de redes de ferrocarril. 
Igualmente es necesario de manera urgente hacer accesible la educación y los servicios sociales en el medio rural, invirtiendo en centros educativos con las consiguientes dotaciones de personal y en actividades culturales y de ocio. 
En definitiva, las administraciones deben asumir con prontitud -concluye el Defensor del Pueblo- el compromiso de facilitar a los habitantes de las zonas con escasa población los servicios básicos que les garanticen el ejercicio de toda una serie de derechos en igualdad de condiciones a los que disfrutan los residentes de las grandes urbes.

 

La España Vaciada parará cinco minutos el próximo 4 de octubre
El centenar de organizaciones que forma parte de la coordinadora de la España Vaciada ha convocado un paro de cinco minutos el 4 de octubre al mediodía en 23 provincias para reclamar medidas que permitan luchar contra la despoblación. Se trata de otro paso más para plasmar este problema tras la manifestación del pasado 31 de marzo en Madrid y la petición de un Pacto de Estado para combatirlo.
La coordinadora anima a todos los colectivos a que secunden ese paro y busquen sus mejores motivos para apoyarlo, por lo que solicitan para ello el apoyo tanto de organizaciones como de particulares, con objeto de que el paro sirva para visibilizar los graves problemas que afectan al país.



Las más vistas