Autorizan el proyecto de un nuevo aeródromo en Pozo Cañada

A.G
-

El Ayuntamiento plantea una instalación que podrá ser utilizada por el club de aviación ligera, empresas de helicópteros y las aeronaves de los servicios sanitarios y contra incendios

Imagen de archivo de un aeródromo de Castilla-La Mancha. - Foto: Yolanda Lancha

La Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental publicó ayer su resolución favorable al proyecto de construcción de un aeródromo en Pozo Cañada, iniciativa del Ayuntamiento para adecuar una instalación que podría tener varios usos.
El organismo del Ministerio para la Transición Ecológica estima que no es necesario que la obra se someta a un procedimiento de evaluación ambiental ordinaria, al entender que no se prevén efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, siempre que se cumplan una medidas de protección.
Este aeródromo vendría a sustituir a un campo de vuelo para ultraligeros que funcionó hace años, dentro del término municipal de Chinchilla gestionado por el Club Elemental San Juan de Aviación Ligera. Según explicó el alcalde de Pozo Cañada, Francisco García, esa asociación intentó regular la pista, pero se encontró con «el problema de la ubicación, ya que está encajado entre la línea ferroviaria y el núcleo urbano», por lo que no tenía los espacios necesarios para cualquier ampliación. Además, se constataron afecciones a espacios protegidos, así como a la población, por los ruidos.
Por ello, el Ayuntamiento optó por presentar el proyecto de un nuevo aeródromo de iniciativa pública, que se ubicará «en una parcela municipal, calificada como masa común agraria».Se trata, según el informe publicado en el Boletín Oficial del Estado, de un recinto con vallado existente perimetral y que antiguamente fue utilizado como escombrera, situado a unos dos kilómetros del casco urbano. En este caso, además de la pista de despegue y aterrizaje, se plantea la construcción de otras instalaciones auxiliares, como hangares, depósito de combustible o aparcamiento.
El uso principal del aeródromo sería por parte del club mencionado, pero el Consistorio plantea también «compaginarlo con una función empresarial», ofreciéndolo a empresas del sector aeronáutico para que sirva como taller de mantenimiento y pruebas de sus helicópteros. En ese sentido, el regidor indicó que ya ha constatado el interés de compañías y que el proyecto se afronta desde «el convencimiento de que puede tener una repercusión positiva en la actividad económica y la creación de empleo en Pozo Cañada».

(Más información en edición impresa)