El Albacete debe ganar y esperar un tropiezo de Almería o Mallorca

José Luis Royo
-
Los jugadores del Albacete se lamentan en el banquillo durante el partido ante el Alcorcón. - Foto: José MIguel Esparcia

Los manchegos tienen que vencer a la Ponferradina para no descender matemáticamente mañana y, aún así, las victorias andaluzas y baleares lo mandarían a Segunda División B

Hace tiempo que el Albacete tiene sus balas agotadas, aunque todavía mantiene un hilo de esperanza y mientras las matemáticas no digan los contrario todavía tiene opciones de mantener la categoría. No es fácil, es más, sería prácticamente un milagro, pero tampoco es un imposible porque estamos hablando de fútbol y cosas más extrañas se han visto.
El problema es que los de César Ferrando están obligados a ganar los tres partidos que quedan y, aún así, las esperanzas de permanencia son más que remotas. De hecho, se puede dar la circunstancias de que mañana gane en Ponferrada y al final de la jornada sea equipo de Segunda B de forma matemática.
Eso pasará si ganan otros dos rivales directos como son el Mallorca, que recibe al Elche, y el Almería que visita al Llagostera en un duelo a vida o muerte. Si ambos suman los tres puntos, el Albacete no podría alcanzarlos porque estarían a siete puntos a falta de seis por disputarse.
Pero venciendo en El Toralín el Alba seguiría una jornada más siendo de Segunda División si uno de estos dos rivales no es capaz de ganar, es decir su pierden o empatan. Y es que, con la victoria los manchegos sumarían 39 puntos, quedándose a cuatro de la Ponferradina y a cuatro de Mallorca, si pierde y del Almería si cae en Llagostera, que también se quedaría a la misma distancia.
Si por ejemplo ganase el Mallorca, pero cayese el Almería o viceversa, tampoco habría descenso matemático porque el Albacete podría alcanzar a Ponferradina, Almería o Mallorca y Llagostera.
En caso de empatar andaluces y baleares, el Albacete seguiría teniendo opciones de mantener la categoría una semana más.

Sólo vale ganar. Haciendo cuentas se ve que al Albacete solamente le vale mañana la victoria en Ponferrada para no descender matemáticamente. Lógicamente una derrota alejaría a la Ponferradina a 10 puntos y como mínimo a siete a Mallorca y Almería, por lo que no podría alcanzarlos.
En caso de empate en E, Toralín también se produciría el descenso matemático de los blancos. Y eso que hay un par de combinaciones que llevarían a un cuádruple o triple empate, pero en los que el Albacete no saldría ganando.
Así, empatando en Ponferrada sumaría 37 puntos y su rival 44, por lo que ya no podría alcanzarlo. Se puede dar el caso de que el Mallorca pierda ante el Elche y el Almería ante el Llagostera, eso querría decir que estos los tres rivales sumarían 43 puntos, a seis del Alba, por lo que podría haber un cuádruple empate que se resolvería a favor del Mallorca y del Llagostera, ya que se cuentan los puntos sumados en los partidos disputados entre estos cuatro equipos, 10 para el Mallorca, nueve para el Llagostera y el Albacete y seis para el Almería, pero la diferencia de goles sería mejor para los catalanes, lo que implicaría el descenso matemático de los manchegos mañana.
Se podría dar una situación de triple empate si el Mallorca gana su partido, puesto que los bermellones se irían a nueve puntos, quedando a seis Almería yLlagostera, pero ahí el Alba sería superado de nuevo por los catalanes.
De esta manera, la única forma de no descender mañana es ganar en Ponferrada y que los rivales fallen, pero dicen que mientras hay vida...