Una grieta salvable

SPC
-
Una grieta salvable - Foto: Luis Tejido

La brecha salarial sigue siendo una asignatura pendiente en el mundo, una cifra que en España aún se sitúa en el 12 por ciento, a pesar de haber disminuido un 28 por ciento desde 2002

La brecha salarial de género es un obstáculo al que todavía deben hacer frente mujeres de todo el mundo, una fisura que, a pesar de mejorar año tras año, sigue sin desaparecer por completo. En España se ha reducido un 28 por ciento desde 2002, pasando del 16,9 por ciento al 12,2 en 2014, según el último informe elaborado por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y PwC. 
El estudio, titulado Análisis de la Brecha Salarial de género en España, que fue presentado ayer con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, pretende estimar la magnitud de esta diferencia laboral entre hombres y mujeres, así como conocer sus causas. 
El informe tiene en cuenta la brecha salarial «ajustada», es decir, que aísla el efecto de las diferencias socioeconómicas y del puesto de trabajo. Así, la disparidad es menor entre los más jóvenes: un 4,9 por ciento entre los menores de 30 años y un 14,9 por ciento entre los trabajadores de más de 59 años.
Según los datos, la menor tasa de participación en el mercado laboral hace que las mujeres trabajen un 29 por ciento de horas menos al año que los hombres.