El Consistorio tramitó 140 expedientes sancionadores en 2020

N. García
-

La mayoría de sanciones fueron por miccionar en la calle, contaminación acústica y practicar el botellón

El Consistorio tramitó 140 expedientes sancionadores en 2020 - Foto: José Miguel Esparcia

El país vive un estado de alarma ante la propagación del coronavirus, pero eso no exime a los ciudadanos de seguir cumpliendo las normativas municipales, sobre todo, aquellas que tienen que ver con el civismo.
El Gobierno de España, entre sus medidas, permite a los propietarios de perros que puedan salir con ellos a la calle para que puedan hacer sus necesidades, pero es obligatorio seguir recogiendo los excrementos de la vía pública. 
La mayoría de los dueños son responsables, pero siempre existen algunos que se saltan la regla y, estos días, hay aceras que parecen auténticos campos de minas.
En este sentido, el alcalde de la ciudad, Vicente Casañ, recordó que la Ordenanza Cívica está para cumplirla antes y ahora. «Que hayamos tenido que cerrar los solares de esparcimiento canino no puede ser una excusa para no limpiar la deposición canina o el orín, que ahora debe limpiarse también con agua y con vinagre. Creo que esta es una norma básica de civismo que debe cumplirse», subrayó Vicente Casañ.
En lo que llevamos de año (enero y febrero), el Ayuntamiento de Albacete tramitó 142 expedientes sancionadores medioambientales, la mayoría por incumplir la Ordenanza Cívica. 
En concreto, se contabilizaron 80 informes por miccionar en la vía pública, algo menos que en el mismo período de 2019, cuando fueron hasta 91.

(Más información en la edición impresa).