Muere José Antonio Lozano, 'el patriarca' de los artistas

V.M.
-

El veterano pintor falleció en el Hospital Perpetuo Socorro de la capital a la edad de 95 años y su misa funeral tendrá lugar hoy al mediodía en la Santa Iglesia Catedral

José Antonio Lozano, en una de sus últimas exposiciones en el Museo Municipal. - Foto: Arturo Pérez

El decano de los pintores albacetenses, José Antonio Lozano Guerrero, falleció ayer, a los 95 años de edad, en el Hospital Perpetuo Socorro de la capital, donde había sido trasladado después de un agravamiento en su estado de salud el pasado día 1.
Nacido en la localidad serrana de Yeste, allá por 1919, Lozano era una institución en los círculos artísticos locales y su figura es fundamental para entender la evolución de la pintura albacetense en la segunda mitad del siglo XX.  En 1961 creó la galería Sala Estudio, ubicada en la calle Carcelén, donde facilitó a un sinfín de artistas la difusión de sus trabajos y permitió al público tener un lugar en el que familiarizarse y disfrutar con el arte del momento. Más tarde, en el año 1978 fundó y dirigió el Taller de Artes Plásticas de Albacete, un lugar donde se formaron numerosos creadores.
 En sus composiciones Lozano buscaba revalorizar ante el paisaje de Albacete, especialmente los de la Sierra de Alcaraz y del Segura, unas vistas de amplios horizontes, donde llegó a utilizar elementos matéricos como arenas para dotar de especial textura a sus creaciones. En su carrera no cesó de aproximarse, tanto en el óleo, como en la acuarela o las técnicas mixtas, a esos grandes cielos plateados de La Mancha y a esas tierras donde jugaba con tonos rojos, que contrastaban con el blanco de las casas solariegas, empleando esas líneas geométricas que tanto definen su singular estilo, del que también forman parte sus populares palomas.
Muy afectado por la noticia, su colega y gran amigo Godofredo Giménez, que estuvo muy vinculado a él durante más de cuatro décadas, años, aseguró que «Lozano ha sido el aglutinante para la cultura de Albacete durante muchos años, no sólo por los treinta y tantos que mantuvo abierto su Sala Estudio, sino por su quehacer diario y por estar siempre en pro de la cultura local». Godofredo se refirió a su presencia en la exposición sobre Benjamín Palencia y su tiempo que acoge estos días el Museo de Albacete, «que es como un libro de historia de la cultura albacetense, precisamente el final de esa exposición conecta con el nacimiento de la Sala Estudio».

«Patriarca de las artes».  Por su parte, el gran pintor Miguel Cano se refirió al artista desaparecido como «el patriarca de las artes albacetenses». El propio Cano, junto a Andrés Gómez Flores, Godofredo Jiménez y Luis Lozano (hijo del artista fallecido) lo visitaron el pasado 4 de octubre en la residencia Vital Parque, donde residía, con motivo de su cumpleaños, y comieron juntos en un restaurante de la capital. Cano precisaba que desde la Sala Estudio «dio la alternativa a una amplia nómina de pintores, entre los que me incluyo, cuando no había prácticamente nada en esta ciudad artísticamente hablando. Además desde su puesto como diputado provincial de Cultura facilitó la concesión de becas para ampliar estudios».
Tal y como reconocía ayer a La Tribuna el pintor Manuel González, Magnú, uno de los artistas que llegó a exponer en su galería, «José Antonio Lozano era toda una institución de la pintura de Albacete, un hombre que apostó por fomentar   el talento de muchos creadores, de cualquier tendencia y estilo; tenía unas ideas muy centradas en la proyección del arte serio y comprometido y ya en los años 50 formó parte de una corriente en donde también estaban Rafael Requena o Juan Amo».
Finalmente, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Albacete, Manuel Serrano, definió al pintor fallecido, Hijo Adoptivo de la capital, como «uno de los grandes nombres de la cultura en general de Albacete y de la pintura en particular, un artista que deja un legado inmenso».
Viudo y con tres hijos, el funeral por José Antonio Lozano tendrá lugar hoy, a las 12 horas, en la Catedral y posteriormente será enterrado en su Yeste natal, villa de la que era  Hijo Predilecto.