La capital y su entorno presumen de condiciones de salud

E.R.J.
-
El informe destaca como aspecto positivo el porcentaje de superficie verde que tiene la capital. - Foto: José Miguel Esparcia

Un informe de Fundación BBVA y el IVIE analiza 35 indicadores, repartidos en tres bloques (socioeconómico, medio urbano y sanitario) de las 73 Áreas Urbanas Funcionales (AUF) del país

En el año 1900, la mitad de la población española residía en municipios de hasta 5.000 habitantes, y apenas un 14% lo hacía en municipios con al menos 50.000 habitantes. En la década actual, el 52% de la población española reside en municipios con al menos 50.000 habitantes, y tan solo el 13% de la población lo hace en los que no alcanzan los 5.000.  Entre estos dos censos, la población española se multiplicó por 2,5 y, sin embargo, un 70% de los municipios perdieron vecinos. 
En cuanto a las capitales de provincia, acogían a inicios del siglo XX al 17% de la población, pero en 2011 este porcentaje era casi el doble, alcanzando un 32%. Ahora, la saturación de muchas de estas principales urbes ha llevado a otra situación:  lo que crece ahora es la aglomeración urbana alrededor de la capital. 
Conscientes de este fenómeno, la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) han elaborado, y acaban de presentar, un estudio sobre las condiciones y calidad de vida de lo que ellos llaman Áreas Urbanas Funcionales. Han puesto la lupa en 73 de ellas, incluidas las cinco relativas a las capitales castellano-manchegas y la de Talavera de la Reina, y entre los resultados, Albacete sale bien parada en materia de salud. No tanto en el resto.
bien posicionada. El Área Urbana Funcional albacetense se sitúa, según este exhaustivo análisis de más de 300 páginas, en sexta posición de todo el país en mejores condiciones sanitarias y de salud. Un ranking liderado por Toledo, seguida de Guadalajara. Entre éstas dos y Albacete aparecen, por este orden, Madrid, Murcia y Vitoria-Gasteiz.
Para determinar los resultados, se han tenido en cuenta variables  como la esperanza de vida (que en Albacete es de 78,9 años para los hombres y 83,8 años para las mujeres), las tasas de mortalidad o, de forma concreta, la mortalidad por enfermedades cardiorrespiratorias y por tumores (ésta es de 2,6 entre la población albaceteña con edades comprendidas entre los 50 y los 65 años), así como la enfermedad o los suicidios (con 9,1 casos por cada 100.000 habitantes en Albacete). 

(Más información en edición impresa)