Los bomberos temen por los frontones laterales de Notre Dame

Agencias
-
Los bomberos temen por los frontones laterales de Notre Dame - Foto: BENOIT TESSIER

Una racha fuerte de viento o diferentes inclemencias meteorológicas podrían desplomar las fachadas de la catedral al faltar destruirse las vigas que las sujetaban tras el incendio

Los bomberos de París temen por la estabilidad del frontón de las fachadas laterales de la catedral de Notre Dame de París, ya que alguna eventualidad meteorológica, como rachas fuertes de viento, podría hacerlos caer.
Según explicó este miércoles el portavoz del cuerpo, Gabriel Plus, en una rueda de prensa, "existe una amenaza sobre los frontones, porque las vigas ya no los sostienen".
Como el tejado fue devorado por las llamas, así como gran parte del envigado de madera que se hallaba bajo la cubierta, los frontones del crucero ya no tienen apoyos y necesitan reforzarse, apuntó el portavoz, y agregó que el andamio que se colocó para las obras de reforma de la catedral deberá ser retirado lo antes posible, si bien está sirviendo para frenar parte del viento que hace presión contra los frontones.
"Ahora mismo el punto neurálgico está en los frontones, que corren el riesgo de caer, y en el andamio. Los frontones ya no se tienen gracias al tejado, sino por ellos mismo, y puede haber un fenómeno meteorológico como el viento que amenace su estabilidad", señaló.
El responsable de inspección del patrimonio del cuerpo, José Vaz de Matos, explicó que una parte del frontón norte va a tener que ser retirada, además de varias estatuas, para garantizar su estabilidad. 


Una reconstrucción 'exprés'

Alrededor de una sesentena de bomberos continúan desplegados en la catedral en esta fase de vigilancia, en la que expertos ya han comenzado a evaluar los daños y, sobre todo cuáles son los riesgos de que haya un derrumbamiento o de que el fuego rebrote en algún sitio.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha prometido que en tan solo cinco años reconstruirá la catedral de Notre Dame, al tiempo que ha apelado a la unidad y a la fortaleza del pueblo francés para superar este momento. "Somos un pueblo de constructores. Levantaremos Notre Dame más bella que nunca y quiero que lo hagamos en cinco años", ha dicho el inquilino del Palacio del Elíseo en un discurso dirigido a la nación. 
Macron ha asumido que "el incendio de Notre Dame ha afectado profundamente al espíritu y el corazón de los franceses y del mundo entero", si bien ha considerado que se trata solo de un recordatorio de que "la historia no se detiene nunca".

Se trata de una promesa sobre una reconstrucción que podría alargarse más en el tiempo, hasta una década según los expertos, puesto que los bomberos han matizado que las vidrieras y los rosetones no sufrieron daños por el agua que se empleó en los trabajos de extinción, pero reconocieron que aún existe la posibilidad de que se caigan.
 

Una gestión transparente y segura

El Gobierno francés ha lanzado una página web para organizar las donaciones a la reconstrucción de Notre Dame y ha anunciado que cuatro organismos se encargarán de gestionar estos fondos. 
La Fundación Notre Dame, la Fundación del Patrimonio, la Fundación de Francia y el Centro de Museos Nacionales se coordinarán con el Estado para permitir que todo este proceso de donaciones se gestione "de manera transparente y segura", en vista de la movilización de empresas y ciudadanos. 
El primer ministro galo, Edouard Philippe, ha publicado en redes sociales el enlace a la nueva web, con un mensaje en el que llama a participar en la reconstrucción.

"Como el presidente de la República ha prometido, la catedral será reconstruida integralmente. Pero esta reconstrucción tiene un coste. Por eso necesitamos la generosidad de todos", reza el texto que acompaña el llamamiento del Gobierno francés. 
Las donaciones prometidas en estos últimos días, cimentadas principalmente en empresas y grandes fortunas, se acercaban ya este miércoles a los 900 millones de euros. La familia Pinault, que anunció una donación de 100 millones de euros, ha confirmado este miércoles que también renunciará a las deducciones fiscales que pueda obtener, según la emisora Europe 1.