El taxi espera que la regulación VTC no les haga mucho daño

S.L.H
-

Las reivindicaciones del sector pasan por una regularización que perjudique «lo menos posible» a los taxistas y que contenga tiempos de espera obligatorios, así como la imposibilidad de parar junto a paradas de taxi o cerca de actos multitudinarios.

Manuel García Naharros, presidente de la Federación regional del Taxi.

En la reunión que mantuvieron el consejero de Fomento, Nacho Hernando, y los representantes de los taxistas en la región se abordaron distintos asuntos de interés para el sector como la regulación de las VTC (Vehículos de Transporte con Conductor). En este sentido, Hernando remarcó, en una comparecencia ante los medios de comunicación, la importancia que tiene que «en los tres años que quedan para que se aplique la regulación estatal en materia de VTC, Castilla-La Mancha fuera pionera para que se pudiera conseguir, a través de mesas de trabajo, un acuerdo satisfactorio para todas las partes».
En la región existen actualmente un total de 1.127 licencias de taxi, y se han otorgado un total de 135 licencias VTC, siendo la proporción entre ambas de una licencia VTC por cada 8,45 licencias de transporte público de viajeros en taxi.
Según Hernando, una persona que tiene una licencia de taxi «ha puesto encima de la mesa muchísimo dinero» y sin embargo existen «unas condiciones que fácilmente pueden llevar a una competencia desleal», por lo que abogó por «conjugar todos los servicios».
«Hay que defender que cada uno se pueda ganar la vida y la gente trabajadora no se tenga que pegar para intentar salir adelante», sentenció.
Preguntado por si se reunirá con las VTC, que cuentan con 135 licencias en Castilla-La Mancha, indicó que desconoce si en la actualidad existe alguna plataforma o federación representativa del sector y que tampoco ha recibido ninguna petición de reunión, a la que estaría dispuesto si hay un «interlocutor válido» pese a que eso no signifique que tengan que sentarse en una misma mesa con los taxistas.
El presidente de la Federación de Taxis de Castilla-La Mancha, Manuel García Naharros, señaló, respecto a este conflicto, que las reivindicaciones del sector pasan por una regularización que perjudique «lo menos posible» a los taxistas y que contenga tiempos de espera obligatorios, así como la imposibilidad de parar junto a paradas de taxi o cerca de actos multitudinarios.