El Rey insta a los jóvenes a participar en la vida política

SPC
-

El Monarca insta a las nuevas generaciones a participar en el debate social con el objetivo de cambiar y mejorar el mundo y de crear sociedades más democráticas, inclusivas y prósperas

El Rey insta a los jóvenes a participar en la vida política - Foto: Juan Carlos Hidalgo

El Rey Felipe VI llamó ayer a los jóvenes de todo el mundo a involucrarse y formar parte de la vida política para «cambiar y mejorar el mundo» de su alrededor. 
Así lo reclamó durante la ceremonia de inauguración de la XXVIII edición del Harvard WorldMUN, un evento anual organizado por la Universidad de Harvard que reunirá en Madrid a 2.000 estudiantes de todo el mundo hasta el próximo viernes. 
Durante una semana, simularán el trabajo de todos los comités de la ONU. Celebrado desde 1992, es la primera vez que España acoge este evento, en el que participarán unos 500 estudiantes españoles de 20 universidades distintas. 
Según aseguró el Monarca durante su discurso, para abordar los grandes retos actuales, como la falta de oportunidades laborales, la adaptación de la formación, la rápida transformación de los mercados laborales y el uso de internet, no se puede «descuidar a los jóvenes, su talento, sus valores y su espíritu», sino que hay que contar con su «compromiso entusiasta». 
«Deberíais ser una parte de, o involucraros de todos los asuntos clave de la vida política y del debate internacional. Esta es la única manera por la que podemos aspirar a desarrollar todas las sociedades para que sean más democráticas, inclusivas y prósperas», reclamó. 
Para Don Felipe, las sociedades actuales han otorgado una «gran confianza» a la gente joven, lo que les concede, por tanto, una «gran responsabilidad»: «cambiar y mejorar el mundo de nuestro alrededor». «Algunos de vosotros ya estáis haciendo esto cada día», admitió. 
En este sentido, reconoció que la agenda política de los jóvenes «está ganando cada vez más un perfil alto», tanto a nivel local como mundial, y justifica esta tendencia en que son los jóvenes quienes se tendrán que enfrentar «a una multitud de retos que son únicos para ellos», además de aquellos que afectan a toda la población. 
En este contexto, preguntó a modo de reflexión cuál es el papel que deben tener las instituciones para que intensifiquen sus esfuerzos en «convertir en realidad los derechos de los jóvenes y reconocer sus contribuciones decisivas como agentes del cambio». 
Para ello, comentó que se les debe dar las «herramientas, buena educación y habilidades» para poder hacer frente a sus responsabilidades, pero también se les debe dar «autonomía» para que desarrollen completamente sus proyectos profesionales y planes de vida, así como «canales» para poder participar en la vida política, permitiendo a la sociedad «escuchar» lo que los jóvenes tengan que decir.