El Granada sigue soñando

Agencias
-

Los andaluces continúan sumando puntos a costa del Leganés (1-0), que no abandona el 'farolillo rojo' y se empieza a complicar la temporada

El Granada sigue soñando - Foto: Pepe Torres

El Granada se ha impuesto hoy por 1-0 al Leganés en el Estadio Nuevo Los Cármenes, triunfo que prolonga el gran momento de un equipo andaluz que sigue entre los mejores de la clasificación y que mantiene en la cola de la tabla a un cuadro madrileño que aún no conoce la victoria en este campeonato.
Un gol de Antonio Puertas cerca de la media hora de juego bastó para que los rojiblancos doblegasen a un cuadro pepinero que hizo un buen partido y dominó todo el segundo tiempo pero que se topó con su falta de gol y con las intervenciones del meta local, el portugués Rui Silva.
El equipo local salió volcado sobre el área rival y en los primeros compases ya estuvieron cerca del gol el nigeriano Ramon Azeez con un remate que acabó en córner y Germán Sánchez con un cabezazo mal dirigido.
El Granada sigue soñandoEl Granada sigue soñando - Foto: Pepe TorresMejoró el Leganés por el paso de los minutos a partir de igualar la posesión de balón y tuvo dos claras ocasiones para adelantarse en el marcador pero Rui Silva salió ganador en el mano a mano ante el marroquí Youssef En Nesyri y, poco después, blocó bien el balón tras el chut del danés Martin Braithwaite.
Cuando más igualado estaba el choque, cerca de la media hora de juego, llegó el gol de Antonio Puertas para el Granada tras asistencia de Roberto Soldado, que se aprovechó de la mala ubicación de la zaga pepinera y, sobre todo, del meta Juan Soriano después de un balón en largo de los locales.
Reaccionó bien el Leganés, pese a que se tuvo que retirar lesionado Rubén Pérez, y Braithwaite gozó de una clara ocasión para empatar antes del descanso al disparar alto desde dentro del área pequeña.
El Granada sigue soñandoEl Granada sigue soñando - Foto: Pepe TorresSalió mucho mejor de vestuarios el Leganés, que cambió su sistema a defensa de cuatro con la entrada de José Arnáiz y llegó con peligro por mediación de Roque Mesa, Braithwaite y, sobre todo, de José Luis García Recio, que obligó a lucirse de nuevo a Rui Silva.
El dominio total de los madrileños permitía peligrosas contras locales, aunque quien estuvo más cerca del 2-0 fue Ángel Montoro con un chut desde el centro del campo que casi sorprende a Juan Soriano.
Volvió a perdonar el Leganés en dos acciones de Óscar Rodríguez, una falta directa en la que se topó con Rui Silva, y una buena contra en la que remató mal.
Apretó el equipo pepinero hasta el final ante un Granada que acabó con defensa de cinco jugadores para proteger su renta con tanta agonía como éxtasis al final por dar un nuevo paso en su sensacional inicio de temporada.