El Cristo de las Misericordias abrió el ciclo procesional

V.M.
-

La venerada talla del siglo XIX, la más antigua que se conserva en la capital albacetense, fue trasladada desde la capilla del Cementerio hasta la iglesia parroquial de El Buen Pastor, donde llegó tras realizar las estaciones previstas

Un instante de la procesión del Santísimo Cristo de las Misericordias, como también se conoce a la talla popularmente. - Foto: V.M.

La Venerable, Antigua y Penitencial Cofradía del Cristo de la Sangre -conocida popularmente como Cristo de las Misericordias- fue la encargada de abrir ayer, Viernes de Dolores, el calendario de procesiones en Albacete, con el traslado de esta venerada imagen desde la capilla del Cementerio a la iglesia parroquial de El Buen Pastor, portada en hombros por ocho costaleros.
Su presidente, José Andrés Pérez, recordó a La Tribuna que la Cofradía es la más nueva de la Semana Santa local, junto a la del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas (ambas datan de 2013), aunque ya a finales del siglo XVI existiese una hermandad del Cristo de la Sangre. «Tenemos el honor -destacaba- de ser la Cofradía que inicia el calendario procesional desde hace seis años, además su itinerario se aleja bastante del centro de la ciudad».
En efecto pasadas las 18,30 horas y con una temperatura primaveral (muy distinta a la registrada el año pasado, donde incluso llovió), el cortejo iniciaba su andadura en dirección a las pasarelas de la autovía y del ferrocarril, siguiendo después por las calles Letur, Toledo, Valladolid, Ferrocarril, Parque del Ferrocarril, Federico, García Lorca, Carmen Ibáñez, José Isbert, Zurbarán y llegada al Buen Pastor. Centenares de fieles participaron en la procesión, entre ellos el vicario general de la Diócesis, Luis Enrique Martínez, el alcalde, Manuel Serrano, los concejales Llanos Navarro y Alberto Reina, el presidente de la Junta de Cofradías, José Manuel Hernández, y miembros de diversas hermandades.
Ataviados con traje oscuro, camisa blanca y corbata negra, los cofrades fueron acompañados también por la Banda de Cornetas y Tambores de la Real Asociación de Nuestra Señora de la Virgen de los Llanos y  realizaron las 14 estaciones o paradas de rigor, la primera frente al Tanatorio y la última en el templo parroquial.

(Más información en la edición impresa).