Jesús acepta su sacrificio

V.M.
-

La Procesión de la Pasión de Miércoles Santo, que anuncia el momento clave de la Semana Santa y su auténtico significado, recorre las calles de la capital ante miles de personas

El Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas procesionó por segundo año en la Semana Santa albacetense. - Foto: V.M.

La Procesión de La Pasión de Miércoles Santo anuncia el momento culminante del ciclo pasional y prepara a los fieles para las trascendentales jornadas que darán comienzo el jueves, definiendo el auténtico sentido de la celebración para los creyentes: el sacrificio de Jesucristo por la redención de la humanidad.
Miles de personas siguieron el transcurrir del desfile procesional en una tarde agradable, pero donde el  descenso de la temperatura respecto días atrás era evidente y el cielo encapotado anunciaba el cambio meteorológico previsto para los próximos días.
El cortejo partía a las ocho de la tarde la Santa Iglesia Catedral con los 11 pasos que la integraban pertenecientes a una decena de cofradías y hermandades, que abría Nuestra Señora Reina de la Esperanza Macarena, la bella talla realizada por el imaginero valenciano José Dies López bendecida en 1945).
Tras ella el expresivo paso de La Flagelación y el Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, que procesionaba por segunda vez en la Semana Santa de Albacete, ya que fue entregado a la Cofradía del mismo nombre por el artista sevillano Adrián Lema en 2018.
El resto de imágenes que recorrieron ayer las calles de la ciudad fueron el Ecce Homo de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, el Santísimo Cristo de la Misericordia, perteneciente a la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Misericordia (Cofradía de la Oración en el Huerto), San Juan Evangelista, Jesús de la Pasión en su Caída (Nuestra Señora de los Dolores), Santísimo Cristo de la Agonía y cerrando la procesión la talla de Nuestra Señora de la Amargura, que pertenece también a la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía.

(Más información en la edición impresa).