La Unidad de Ictus de la capital va a ser reformada y tendrá más camas

TERESA ROLDÁN
-

El personal de Enfermería especializado vigilará de manera más intensa a los pacientes

Un momento del desarrollo de la I Jornada de Enfermería de la Unidad de Ictus celebrada en Medicina. - Foto: JOSE MIGUEL ESPARCIA

Más de 170 personas, entre enfermeros, facultativos y otros profesionales participaron ayer en la IJornada de Enfermería sobre Atención Integral al Paciente desarrollada en la Unidad de Ictus de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, que se celebró en el  Aula Magna de la Facultad de Medicina con el objetivo de actualizar los conocimientos de los profesionales sanitarios en la atención de los pacientes que ingresan en este servicio especializado. Se trata de una actividad que se enmarca dentro de los planes de mejora de la Unidad de Ictus que ha puesto en marcha el Área Integrada en el Hospital General.
Según informó el doctor Oscar Ayo Martín, neurólogo del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA), en los  últimos meses la atención del ictus está siendo muy activa, con la implantación del procedimiento intervencionista y la mejora de la estructura física de la Unidad, al tiempo que los profesionales que trabajan en la misma mejoran y actualizan su formación de acuerdo a los nuevos protocolos de atención a pacientes afectados de un infarto cerebral.
En concreto, como adelantó el doctor Ayo Martín, se va a reformar la Unidad de Ictus actual, que se creó en 2009, que en un par de meses (entre marzo y abril), una vez se lleve a cabo la adecuación, contará con más camas y una infraestructura más moderna y acorde a las necesidades actuales. De cuatro camas que tenía hasta ahora pasará a tener seis, una cifra más proporcionada al volumen de pacientes con ictus que ve anualmente el CHUA.
Aunque mantendrá la ubicación actual en la cuarta planta de hospitalización, dispondrá de más espacio gracias a la unificación de varias habitaciones. Además, los profesionales de Enfermería especializados y adscritos a la Unidad también se ubicarán en este mismo lugar, lo que les permitirá tener una vigilancia más estrecha y monitorizada en todo momento de los pacientes ingresados en este espacio.

control. Los nuevos protocolos de atención de Enfermería a los pacientes de ictus, que se analizaron ayer la jornada celebrada, hacen hincapié no sólo en los tratamientos agudos, tanto trombolíticos como intervencionistas, sino en la vigilancia especial que requieren estos pacientes de los profesionales de Enfermería, a nivel de tensión arterial, saturación de oxígeno, glucemia..., «constantes que de estar controladas adecuadamente, con una vigilancia estrecha cada cuatro horas en lugar de cada ocho, hacen que mejore el pronóstico de los afectados de ictus».
La jornada, que tuvo una alta participación, contó como ponentes con el neurólogo Oscar Ayo, y las enfermeras Isabel Gómez, Carmen Serna, Josefina Ortega y Cristina Corominas; la técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería Ana María Trinidad; el médico rehabilitador  Ángel Martín Fuentes;el terapeuta ocupacional Vicente Lozano, así como Gemma Serrano, bióloga molecular.