Reiteran que Nogueira tiene un daño cerebral

Josechu Guillamón
-
Vicente Rouco presidió la vista, que tuvo lugar en el salón de plenos. - Foto: José Miguel Esparcia

La abogada de la defensa justificó su recurso de apelación, con el fin de lograr una rebaja en las penas de su cliente, condenado por el cuádruple crimen de Pioz

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJC-LM) acogió ayer la vista de apelación de la sentencia del crimen de Pioz  (Guadalajara), en el que la defensa reiteró que el condenado por matar a sus tíos y a sus dos primos, Patrick Nogueira, padecía un daño cerebral que afectó a sus capacidades volitivas y cognitivas.
Algo que según la abogada, Bárbara Royo, quedó probado en el juicio, con la «objetividad de una prueba médica», que la fiscal desprestigió en el juicio. «Es aberrante que ante la rotundidad de la prueba, la fiscal dijera que no había visto unos peritos más de parte que los de la defensa. Fue una granada de mano contra nuestra prueba, impropia del fiscal».
La abogada no negó que su cliente hubiera acabado con la vida de sus tíos, pero dijo que no fue asesinato. Si que admitió que asesinó a sus primos, pero sin ensañamiento.
La letrada manifestó que no hubo alevosía, porque la mujer se defendió, ya que mordió a Nogueira, al igual que su marido que presentaba cortes en una mano, fruto de esa defensa. Además añadió que el que no hubiera más muestras de esa defensa se debía a que los cuerpos tardaron en encontrarse y a que el acusado fue detenido dos meses después del crimen. 
En cuanto a los menores aseguró que no se daba ensañamiento, porque no estaba probado que estuvieran delante cuando asesinó a la madre y en cualquier caso aseguró que no podía haber un «ensañamiento trasladado» a los hijos, cuando la víctima en ese momento era la madre.
También dijo que debía aplicarse a su cliente la atenuante de confesión y colaboración, porque  confesó los hechos, entregó el móvil y colaboró en la reconstrucción de los hechos. Si la Sala estimara el recurso de apelación, esto supondría importantes rebajas en la pena.

Por su parte, el fiscal y las cuatro acusaciones particulares solicitaron que se mantuviera la sentencia que condena a Nogueira a tres penas de prisión permanente revisable y una pena de 25 años de prisión.
MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA