El reporterismo de guerra abre las Jornadas de Periodismo

Redacción
-

Gervasio Sánchez abre las charlas de la Asociación de Periodistas, con el apoyo de Diputación y la Fundación Globalcaja, y que contarán también con Rosa María Calaf y María José Navarro

Un momento de la presentación del ciclo de conferencias periodísticas. - Foto: Diputación

Albacete celebrará una nueva edición de las Jornadas de Periodismo que organiza la Asociación de Periodistas de Albacete con la colaboración de la Diputación, Cultural Albacete y la Fundación Globalcaja. La sala de prensa de la institución provincial acogió la presentación de este que dará comienzo hoy, día 24, de la mano del periodista gráfico Gervasio Sánchez, desde las 20,30 horas en el Centro Cultural La Asunción, y que completarán las periodistas Rosa María Calaf, el 5 de noviembre, a las 20 horas en el Salón de Actos de la Diputación, y María José Navarro, el 7 de noviembre, desde las 19 horas, también en el Salón de Actos de la Casa Provincial.

El presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, destacó lo vital del periodismo profesional en tiempos de «sobreinformación» y «seudoinformación».

Los encargados de darlas a conocer al público fueron, junto al presidente de la Diputación albaceteña, la presidenta de la Asociación de Periodistas de Albacete (APAB), Ana Martínez; el gerente del Cultural Albacete, Ricardo Beléndez, y el director general de la Fundación Globalcaja, Francisco Martínez Ortuño, entidades sin las que no sería posible brindar a los ciudadanos, y «a través de expertos de primerísimo nivel, análisis amplios y rigurosos que realidades que están en la calle, que forman parte de nuestro día a día, y ante las que toda la sociedad ha de ser sensible y analítica», tal y como resaltó Cabañero.

El máximo responsable de la Diputación dijo que es en tiempos de constantes cambios, «la ciudadanía ha de ser consciente del peligro que puede entrañarnos, como sociedad, dejarnos llevar por quienes hacen del derecho democrático a la información veraz y profesional, un juego peligroso que, además, nos va alejando poco a poco y sin darnos cuenta del verdadero periodismo y de sus grandes profesionales, que los tenemos, y en cantidad, también en esta tierra».

(Más información en la edición impresa).