Lo mucho que cuesta ganar

Juan Carrizo
-
Los jugadores de Albacete y Numancia saltan al campo durante el último partido en el Carlos Belmonte. - Foto: Rubén Serrallé

Solo dos de los 10 primeros clasificados en Segunda lograron vencer en una última jornada con muchas tablas en el marcador

Conforme se acerca el final de temporada los puntos valen su peso en oro y, por ello, conseguirlos es tremendamente costoso, sobre todo a los que luchan por la parte de arriba, quizás por el miedo a perderlos. Aveces la responsabilidad hace temblar las piernas de los jugadores, al tiempo que los que están en la parte de abajo, sin nada que perder, se lanzan a tumba abierta a por los puntos que necesitan para salvar la categoría. Luego están los que, metidos en la mitad de la tabla y sin nada en juego, que son pocos con el sistema actual de competición, juegan tan sueltos y sin presión que hasta pueden pintar la cara a los que por arriba son un manojo de nervios porque no alcanzan su objetivo o los que vienen por detrás les pisan los talones.
Por unas cosas o por otras, ganar en estos momentos es mucho más difícil que en la primera vuelta. Muchos son los que no pueden alcanzar los números realizados cuando se llega al ecuador de la competición pero, los que lo logran, tienen mucho ganado para alcanzar su objetivo, y sino que se lo digan al Osasuna, que en una segunda vuelta espectacular solo le falta la confirmación matemática de un ascenso a Primera que ya tiene virtualmente, sobre todo porque esta semana volverá a sumar tres puntos ya que tiene que jugar contra el Reus.
Pero los pamplonicas, que quieren cantar el alirón cuanto antes, no pudieron doblegar al Alcorcón en su casa, en una jornada en la que sólo dos de los 10 primeros clasificados lograron ganar sus respectivos compromisos.

 

(Más información en la edición impresa)