Estudian cómo rehabilitar toda la Casa Aguado

Maite Martínez Blanco
-

En las bodegas y el patio se construirá el Museo de las Alfombras, mientras que para el resto del inmueble se busca un destino que sea compatible con la conservación de sus elementos más singulares

Imagen del patio de la Casa de los Aguado desde una de las balconadas de la vivienda. - Foto: Iván Suárez

El serrín de las alfombras de Elche de la Sierra dejará pronto de ser efímero. A la vuelta de un año, para el Corpus del 2020 podría estar ya abierto al público el Museo de las Alfombras de Serrín. «Si no está terminado para entonces, le faltará poco», auguró la alcaldesa de Elche de la Sierra, Raquel Ruiz, quien recordó que este proyecto fue ideado por la Asociación de Amigos de las Alfombras hace ya más de tres años. 
«Nos lo plantearon, vimos que era muy positivo para el pueblo y nos pusimos a trabajar en su desarrollo», recalcó. El museo se hará realidad gracias a una doble financiación, los 230.000 euros de ayudas que recibirán de la línea ITI habilitada por la Junta de Comunidades para Turismo y los 60.000 euros que se reservaron en el presupuesto municipal del 2019 para su materialización.
La alcaldesa detalló que están esperando que la resolución de las ayudas ITI sea definitiva para cuanto antes sacar a licitación las obras, puesto que los proyectos ya están redactados, y así poder iniciar en el plazo más breve posible la ejecución de este espacio 

La previsión es que las obras se prolonguen nueve meses, por tanto, de no surgir ningún contratiempo podría abrir sus puertas de aquí a un año. 
El Museo de las Alfombras se materializará en el espacio que hoy ocupan las bodegas y los corrales de la Casa de los Aguado, también conocida como Casa de las Señoras, un céntrico edificio que es propiedad municipal desde hace tres lustros. Su último inquilino, Luis Morales y Aguado falleció en el 2000. Tiempo después la casa fue adquirida por el Ayuntamiento, sin que hasta la fecha se le haya dado uso. La construcción del Museo, donde también se alojará la oficina de turismo de Elche de la Sierra, dará contenido a parte del inmueble, las zonas de servidumbre, en total, unos 600 metros cuadrados. Pero la Casa Aguado en sí seguirá necesitando una rehabilitación integral para ser utilizada. 
La intención de la alcaldesa es ir esbozando un proyecto para concurrir a cuantas convocatorias de ayudas le sea posible y así encontrar los fondos necesarios para acometer la restauración integral de esta casa. «Queremos hacer los deberes, para cuando haya oportunidad de conseguir financiación no tener problemas, tal y como hicimos con el Museo de las Alfombras», declaró. 
posibilidades. Por esta razón ya han empezado a trabajar con un equipo de arquitectos que estudia las posibilidades del edificio y, aunque la casa no está protegida, también han contactado con el Servicio de Patrimonio para que sus técnicos les orienten en su actuación. En los años que lleva sin vida la Casa Aguado se ha visto muy deteriorada, admitió la regidora. Las cubiertas se han dañado y al filtrarse el agua al interior, la humedad ha causado estragos. Rehabilitarla tal y como fue en su día, opina Ruiz, no será viable, ni tendría sentido. Tanto por el coste económico, como por las barreras arquitectónicas, que impedirían darle un uso público. La apuesta podría ir dirigida a conservar los elementos más singulares, desde su fachada, la escalera principal, incluso los suelos, pero creando nuevos espacios interiores que faciliten su utilización. «Habrá que esperar a ver qué nos dicen los arquitectos, pero a mi me gustaría que el edificio sirviese para albergar actividades turísticas, quizás relacionadas con el turismo de congresos», adelantó Ruiz.

(Más información en edición impresa)