La provincia tiene cerca de 70 núcleos de población vacíos

V.M.
-

El continuo éxodo desde aldeas y caseríos hacia la capital y localidades próximas de mayores dimensiones se ha acentuado y propicia que existan otros 72 con sólo tres habitantes o menos

Villar de Tus, núcleo poblacional del municipio de Yeste, que no llega a los 40 habitantes. - Foto: Luis Llopis

Aunque el gradual fenómeno de la despoblación de pequeños núcleos rurales durante los últimos lustros no ha sido tan acusado en Albacete como en otras provincias españolas, caso de Teruel, Soria o Guadalajara, las cifras confirman una tendencia que convierte en muchos casos a los caseríos y pequeñas aldeas en «poblaciones fantasma».
El éxodo a la capital y a las localidades con un mayor número de habitantes, la progresiva mecanización de las tareas agrícolas y ganaderas, los recortes en algunos servicios básicos o deficientes infraestructuras han llevado a sus moradores a optar por un futuro con menos obstáculos.
Según los últimos datos del Nomenclator del Instituto Nacional de Estadística referidos a 2012, de los algo más de 600 núcleos de población diferenciados existentes en la provincia de Albacete (un reciente estudio promovido por la UCLM contabilizó hasta 614), un total de 68 se encuentran sin ningún vecino registrado (incluyendo caseríos, cortijos o concentración de viviendas diseminadas) y durante el último lustro cuatro se han sumado a esa lista: Cañada de Tobarra y Talave, en el término municipal de Liétor, Tabaqueros, en Villamalea, y un caserío situado en Villaverde de Guadalimar. Además, en esta relación aparecen otros 72 que tenía tres o menos habitantes censados el pasado año, un hecho frecuente en la zona de la sierra, donde el hábitat disperso y el envejecimiento poblacional son sus principales características demográficas: Nerpio, Paterna, Molinicos, El Bonillo, Liétor, Bogarra, Villaverde de Guadalimar  o Yeste.
 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA