'Congreso Jurásico'

A.G
-

La exposición 'Mundo Dinosaurios' reúne en el Palacio albacetense cerca de 20 maquetas a tamaño real, acompañadas de una zona de proyección de documentales

Niños y mayores observan varias de las maquetas de la exposición ‘Mundo Dinosaurios’. - Foto: Rubén Serrallé

El Palacio de Congresos de Albacete acoge durante este puente festivo la exposición Mundo Dinosaurios, una muestra didáctica que hoy permanecerá abierta de 11 a 14 y de 17 a 21 horas, con entradas asequibles que pueden adquirirse en la entrada.
Centenares de albacetenses han pasado ya por la instalación, que muestra cerca de 20 realistas maquetas a tamaño real de dinosaurios de diferentes épocas. Algunas de ellas son además «animatrónicas», con movimientos y rugidos que asombran a los asistentes, especialmente a los más pequeños.
Tal y como explica el comisario de la muestra, Racid Braifaouri, completan la exposición «una pequeña zona con arena donde los niños pueden jugar a descubrir fósiles» y «una zona donde proyectamos documentales sobre la vida de los dinosaurios». Sobre esa aportación audiovisuales, destaca que «son los más actuales y hacen mucho hincapié en las tres versiones que existen hoy en día sobre la desaparición de los dinosaurios. Todos hemos crecido con la del meteorito, pero los descubrimientos han llevado a otras teorías, como la del botulismo que azotó el planeta en el periodo jurásico o la de erupciones volcánicas que provocaron una gran nube de ceniza que no dejó pasar los rayos ultravioleta».
Mundo Dinosaurios tiene, por tanto, una vertiente didáctica, completada por las fichas técnicas que acompañan a cada maqueta, «con información básica sobre el periodo en qué vivió cada dinosaurio o cómo se alimentaba».
Braifaouri resume que «es una exposición para pasar un rato en familia, como un pequeño museo, donde además pueden hacerse fotos». Se muestra contento con la respuesta del público albacetense  y reconoce qué son los niños quienes más disfrutan. «Este mundo de los dinosaurios engancha mucho a los pequeños y es sorprendente comprobar todo lo que saben y cómo vienen con todos los nombres aprendidos», explica.