Guadalajara espera el Campus y el hospital

Belén Monge Ranz
-

El alcalde de la capital se ha reunido este viernes con el rector de la Universidad de Alcalá. La Autovía de la Alcarria, el Parador de Molina y el eterno problema del agua esperan avances

Aulario de la Universidad de Alcalá de Henares en Guadalajara; el campus sigue siendo uno de los grandes temas pendientes. - Foto: Javier Pozo

Guadalajara espera mucho del presidente de Castilla-La Mancha esta legislatura. Los resultados electorales han favorecido que todas las administraciones naveguen con la misma corriente a favor a nivel político y, sin duda, ello traerá mayor unidad  en la toma de decisiones y evitará que se repitan zancadillas pasadas.
Para Guadalajara capital es vital que en esta legislatura se pueda poner en marcha el nuevo  Campus Universitario. El acuerdo está firmado y hay buenas noticias sobre la espera de trámites burocráticos que hay pendientes  
El anuncio del alcalde de la capital alcarreña, Alberto Rojo, en su discurso de investidura, parece que por fin tiene fecha. Este mismo viernes, Rojo se reunió con el rector, José Vicente Saz, y se ha comprometido a que la cesión de los terrenos del futuro Campus de Alcalá en Guadalajara se hará efectiva este mismo mes de julio.

Las obras de ampliación del Hospital Universitario precisan el impulso definitivo.
Las obras de ampliación del Hospital Universitario precisan el impulso definitivo. - Foto: Javier Pozo
Durante el encuentro, Rojo puso de manifiesto el trabajo desarrollado «desde el primer día» por el nuevo equipo de Gobierno para realizar todos los trámites necesarios que permitirán, por un lado, ratificar la permuta de parcelas con el Ministerio de Defensa y, por otro, ceder a la Universidad de Alcalá los terrenos de la residencia María Cristina recibidos fruto de esa permuta.
Rojo reiteró la importancia que para la ciudad tiene esta infraestructura, a la que se refirió como «uno de los proyectos más relevantes a nivel económico y social de los próximos años» y por ello cree que hay que «preparar el entorno del Campus y la ciudad» para acogerla.
También se ha comprometido Rojo a ceder a la Universidad la parte del parque del Coquín que rodea el Campus para, de este modo, complete la manzana con distintos equipamientos. «Vamos a trabajar con la Universidad de la mano, para que el de Guadalajara sea un Campus abierto a toda la ciudad, del que puedan beneficiarse tanto los estudiantes». dijo tras la reunión.
Por su parte, desde la Universidad de Alcalá, el propio rector, José Vicente Saz, aseguraba recientemente a La Tribuna que ellos ya están preparados para que en cuanto los terrenos sean suyos, iniciar los estudios y empezar a trabajar. A la espera solo de que se cierren unos flecos que hay pendientes, todos están de acuerdo en que la ansiada infraestructura tiene que llegar ya.
La finalización de las obras del Hospital Universitario tras demoras y paralizaciones consecutivas, es otra prioridad a la que hay que poner fecha de finalización. Se habló de 2020 como previsible y lo cierto es que es una infraestructura muy demandada. No obstante, muchos prefieren no hacerse ilusiones.
Otro asunto en la agenda y que debe acometer el Gobierno de Page cuanto antes porque es vital para el desarrollo del Corredor del Henares son las obras de mejora en la Carretera de Fontanar. Por ella se accede a la Ciudad del Transporte y si no se acometen las obras que requiere será un cuello de botella y un impedimento para la llegada de nuevas empresas. El anterior alcalde de la capital, Antonio Román, ya la reclamó también en distintas ocasiones y hay un compromiso del Ejecutivo pero no ve la luz; es un proyecto que está en el limbo.
En el mismo que está la futura Autovía de la Alcarria que se anunciara ya en la época de José Bono; esencial para evitar la despoblación de esa zona. Una vía que se viene anunciando desde hace décadas y que parece dormir el sueño de los justos.
El parador de turismo de Molina de Aragón está igualmente en ralentí, pero al menos se van viendo obras y aunque no depende del Gobierno regional, si se pueden tomar cartas e instar en su finalización. Y no se puede olvidar una reivindicación histórica, la defensa del agua y el límite a los trasvases desde la cabecera de Entrepeñas y Buendía, el último de ellos hace apenas un par de días. Los pueblos ribereños quieren que sus habitantes no se marchen y que los municipios recuperen la vida que tuvieron antaño. Y para eso, el líquido elemento es vital.